sábado, 30 de marzo de 2013

Una vida dedicada al blues

Tal vez muchos jamás escucharon hablar de él. Pero fue una figura muy importante del blues del Mississippi. No era músico, pero los conoció a casi todos: desde Ike Turner hasta John Lee Hooker. Frank Ratliff, más conocido como Rat y dueño del legendario Riverside Hotel de Clarksdale, murió hace un par de días.

El dato me llegó a través de Willy Lojo y luego de recibir su mail empecé a buscar más información en Internet, pero no encontré casi nada, salvo por unas pocas líneas en un website holandés especializado en blues, que para poder entender tuve que recurrir a un traductor online. Tal vez con el correr de los días aparezcan algunos obituarios sobre este personaje que dedicó su vida a la preservación del blues. Espero que así sea.

Bessie Smith
A Rat lo conocí el año pasado durante mi viaje por el Mississippi. Cuando llegué a Clarksdale me alojé en un Travelodge Inn, que había reservado previamente, y salí a recorrer los sitios de interés. Primero pasé por el motel, pero Rat no estaba y una pareja que estaba sentada en el sillón de la vereda me dijo que volviera más tarde. Entonces fui a ver el monumento al Crossroads de Robert Johnson y luego el Delta Blues Museum. Por la tarde regresé entusiasmado, pero Rat no me dejó entrar. “Esto no es un museo –me explicó-, es un hotel. Si yo dejara entrar a todos los que vienen con intención de verlo, molestarían a los huéspedes”. Intenté convencerlo, pero no hubo caso. El tipo se mantuvo firme. Asomé la cabeza y vi de refilón los marcos de las fotos que colgaban de las paredes. Le hice una pregunta más y su respuesta me sorprendió: la habitación en la que Bessie Smith murió desangrada en 1937 era ocupada regularmente por visitantes. Yo pensaba que la mantenían aislada e impoluta. Pero no es así. Más allá de que me fui con un poco de bronca por no haber podido entrar, finalmente comprendí que la explicación de Rat tenía mucho sentido.

El Riverside existe desde 1944. Antes, en la misma propiedad, funcionaba el precario hospital G.T. Thomas, exclusivo para afroamericanos y es por eso que la Emperatriz del Blues murió allí luego de sufrir un accidente automovilístico. La madre de Rat, Z.L. Hill, primero ayudó a la antigua propietaria a ampliar los ambientes –así pasó de tener ocho a 21 habitaciones- y tiempo después, en 1957, finalmente compró el predio. Durante esos años, el Riverside dio alojamiento a los negros que eran segregados en otros establecimientos. Así fue como por allí pasaron infinidad de noches figuras notables como Duke Ellington, Sonny Boy Williamson, Robert Nighthawk, Muddy Waters, John Lee Hooker y Sam Cooke. La leyenda también dice que en el motel nació el rock and roll, ya que en la habitación Nº 7 Ike Turner y Jackie Brenston compusieron el tema Rocket 88.

La señora Hill murió en 1997 y desde entonces el hotel fue manejado por su hijo, quien se ocupó de preservar su historia, que en definitiva es parte de la historia grande del blues. Esperemos que su muerte no sea también la del motel, y que quien siga al frente lo conserve tal cual está.

4 comentarios:

Diego Czainik dijo...


RIP

Mississippi Danny dijo...

gran informe

Tonysoulman dijo...

interesantisima historia... para hacer una peli este motel!!

Luther Blues dijo...

Ojala tal ves se convierta en museo por el bien del blues mi amigo
Un abrazo y buena semana