domingo, 17 de marzo de 2013

Diez discos de jazz para los amantes del blues

Este es un viejo post que escribí para La Casa del Blues, pero creo que todavía está vigente.

John Coltrane - Coltrane plays the blues (Atlantic, 1960). Escuchar a John Coltrane no debería ser un placer exclusivo de los amantes del jazz. Coltrane fue un músico fuera de serie: inigualable, irreemplazable e inolvidable, que merece ser escuchado por todos. Y este es un gran disco para empezar a hacerlo. Con McCoy Tyner en piano, Steve Davis en bajo y Elvin Jones en Batería, Coltrane realmente toca los blues de una manera visceral y muy personal.

Miles Davis - Kind of Blue (Columbia, 1959). "Mi forma de tocar está inspirada en Miles y Coltrane. Particularmente en el disco Kind of blue. En los últimos años escuché ese disco tantas veces que casi no escuché otra cosa", dijo Duane Allman en 1970. Este álbum de Miles -acompañado, además de Coltrane, por Bill Evans y Cannonball Adderley, entre otros- fue calificado por los críticos especializados como el mejor disco de jazz de la historia. Sentó las bases definitivas del cool y estableció a Davis como genio del jazz moderno.

Dizzy Gillespie - Cognac blues (Gitanes/Universal, 1952/1953). Dizzy Gillespie fue el maestro de la trompeta y el alma del bebop. Cognac blues es uno de sus mejores discos y fue grabado en París entre marzo de 1952 y febrero de 1953. Es un disco suave y profundo, destila puro sentimiento y contiene unas de las mejores versiones de Summertime. Todo lo que vendría después en el mundo del jazz tiene mucho que ver con la música de este álbum.

Branford Marsalis - I heard you twice the first time (Columbia, 1992). "Y entonces aprendimos el verdadero propósito de los blues escuchando Preaching blues de Son House", dice Delfeayo Marsalis, uno de los hermanos de Branford y Wynton. Y así es. En este álbum el saxofonista rinde un homenaje al blues y a los bluesmen. Y como invitados están nada más y nada menos que B.B. King, John Lee Hooker, Joe Louis Walker y la cantante Linda Hopkins. Son fantásticos los solos de guitarra de Russell Malone en el tema Rip Tip Johnson.

Count Basie & Oscar Peterson - Night Rider (Pablo, 1978). Peterson y Basie. Basie y Peterson. Dos pianistas magistrales con swing, groove, sentimiento e instinto de blues. El cuarteto -con John Heard, en bajo, y Louis Bellinson, en batería- suena con convicción y va siempre para adelante con mucho ímpetu. El álbum tiene seis temas: los más destacados son Night rider, Blues for Pamela y 9:20 blues.

Ella Fitzgerald - These are the blues (Verve, 1964). Se puede decir que hay infinitos discos de Ella Fitzgerald. También podría afirmarse que este fue su único álbum de blues en 30 años. Con una verdadera selección detrás (Ray Brown, en bajo; Herb Ellis, en guitarra; Wild Bill Davis, en teclados; Roy Eldridge, en trompeta; Gus Johnson, en batería), Ella se balancea con alma entre los doce compases y versiona temas de Leroy Carr, Ma Rainey, Bessie Smith y W.C. Handy.

Dinah Washington - Back to the blues (Roulette, 1962). Una voz dulce, melancólica, profunda que se debate entre el góspel de su infancia y el blues de su adultez. Este disco fue grabado entre julio y noviembre de 1962 y cuenta con la exquisita guitarra de Billy Butler y los arreglos de Fred Norman. Dinah Washington es una de esas cantantes que conmueven cada vez que suena uno de sus discos. Murió al año siguiente de haber grabado este álbum.

Duke Robillard & Herb Ellis - Conversation in swing guitar (StonyPlain, 1999). El alumno se junta con el maestro. Herb Ellis tocó con Ellington, Armstrong, Ella, Billie Holliday y Oscar Peterson. Duke Robillard es uno de los guitarristas de blues más innovadores. Los dos se sentaron con sus guitarras e hicieron un disco formidable. Blue brew es un tremendo y sufrido blues y Flying home, de Benny Goodman, tiene un swing infernal.

Archie Shepp & Horace Parlan - Trouble in mind  (SeepleChase, 1980). Clima de bar. Poca luz, humo espeso en el aire y penetrante olor a whisky. Sólo saxo y piano interpretando clásicos de blues como Goin' down slow, See see rider, How long blues y Nobody knows when you're down and out. Un sonido denso y estremecedor. Fue grabado en 1980 en Dinamarca y editado por un sello europeo.

Jimmy Smith - Got my mojo workin' / Hoochie Coochie man (Verve, 1965 / 1966). Smith fue el gran maestro de los teclados hammond y uno de los mejores exponentes del hardbop. Este disco doble -como su título doblemente muddywatereano lo sugiere- es un cd enteramente de blues, pero en el que el groove flota en el aire con estilo. En Got my mojo workin', Smith cuenta con la participación en guitarra de Kenny Burrell. Y en Hoochie Coochie man es imperdible la versión de (I can't get no) Satisfaction, de los Stones.

4 comentarios:

Pato Colombatti dijo...

Fantástico

RAFA dijo...

Que gran post. Me has puesto muchos deberes. Un abrazo,

whitechocolate dijo...

Muy buen post!!!
No conociía tu Blog, enhorabuena, te sigo!

Tonysoulman dijo...

excelente martín, tengo muchos de esos discos, pero me faltan algunos
Ya a buscarlos, gracias!