domingo, 1 de diciembre de 2013

Death letter blues


Es, sin dudas, el blues más angustiante que jamás se haya escrito. Y la interpretación de su creador en 1965 alcanza un nivel de visceralidad absolutamente conmovedora. Los dedos largos de Son House golpeando las cuerdas y la caja de la National steel guitar, mientras escupe las palabras más crudas y sus ojos se funden en blanco, como en trance, capturan la esencia misma del blues primigenio. Según distintos registros históricos, el viejo predicador compuso la canción a fines de la década del 20 y como toda gran composición trascendió a su tiempo y también al género.

La letra habla de un hombre que recibe una carta por la mañana en la que le avisan que su amada acaba de morir. El hombre toma su valija y emprende un viaje que lo lleva a encontrarse con el cuerpo de su mujer sobre la fría mesa metálica de una morgue. “No sabía que la amaba tanto hasta que la vi tendida ahí”, canta con profundo dolor.

Alan Lomax
Death letter blues tomó su estructura de una canción anterior del guitarrista, My Black Mama, Part 2. Sin embargo, pese a que sus orígenes se remontan a los años de la Gran Depresión, el tema no fue grabado en sus sesiones para Paramount en la década del 30 ni para la Librería del Congreso, a través de Alan Lomax, entre 1941 y 1942. Luego de su encuentro con Lomax pasaron 12 oscuros años en los que no se supo mucho de Son House. Cierto es que abandonó el Mississippi y se fue al norte, a Rochester, Nueva York. Allí fue redescubierto en 1964 y, como muchos de sus contemporáneos, volvió a grabar.

Fue así como el 12 de abril 1965 ingresó a los estudios de Columbia Records, en Manhattan, y bajo la supervisión de John Hammond grabó más de una docena de canciones y algunas versiones alternativas. Las sesiones se extendieron hasta el 14 de abril y en algunos temas contó con la colaboración de Al Wilson, de Canned Heat, en armónica o guitarra. Además de Death letter interpretó un verdadero decálogo del blues del Mississippi: John the Revelator, Preachin’ blues, Pony blues, Motherless children, Grinnin’ in your face y Levee camp moan, entre otras.

En 1992 Columbia lanzó un cd doble bajo el nombre de Father of the Delta blues: The complete 1965 sessions, en el que figuran dos versiones de Death letter, una de 7:19 y la otra de casi seis minutos, que tiene un arranque en falso en el que Son House se confunde de canción. En las dos toca la National steel guitar y desliza el slide con el mismo sentimiento de desolación. Más allá de ser un clásico del blues, en los últimos 40 años el tema fue versionado por gran cantidad de artistas que no están vinculados al género directamente como los White Stripes, Cassandra Wilson, los Grateful Dead, John Mellencamp, Gov’t Mule, James Blood Ulmer y la banda punk canadiense Eamon McGrath & The Wild Dogs.




3 comentarios:

Mississippi Danny dijo...

fantastico Martin

Darío Perro Gorosito dijo...

Seleeeenteeeeee!

Goyo Delta Blues dijo...


las raices mismas del blues, un autentico, con overol. Por suerte paso buena parte de la historia a John Mooney, y que la lampara siga alumbrando por un buen rato mas...