domingo, 13 de mayo de 2012

Demoledor

Un año después de su tremendo Man in motion, Warren Haynes lanzó un disco doble en vivo en el que demuestra que, más allá de poder hacer grandes álbumes de estudio, su fuerte está arriba del escenario, en contacto directo con el público, así como lo hizo siempre con los Allman Brothers, Gov’t Mule o durante sus ya clásicos conciertos a beneficio.

En Live at The Moody Theater, grabado en Austin y editado por el mítico sello Stax, Haynes toca absolutamente todas las canciones de Man in motion, suma un par de clásicos de su carrera –Soulshine y Tales of ordinary madness- y reversiona Frozen fear, de los Mule. Su performance es demoledora. Tiene un swing brutal, su voz está encendida, su guitarra saca los solos más estremecedores y la banda le marca el ritmo con un groove contagioso.

Man in motion fue uno de los mejores discos del año pasado y sin duda es el mejor trabajo solista de la carrera de Haynes. Pero su interpretación en vivo de esas canciones es más sorprendente aún. Todas las piezas están en su lugar. Comienza con el tema que dio nombre al álbum, con una sección de vientos al mejor estilo de los Memphis Horns, integrada por Ron Holloway (saxo), Carlos Sosa (saxo), Reggie Watkins (trombón) y Fernando Castillo (trompeta). Luego sigue con uno de los temas más lindos, River’s gonna rise, y después la maravillosa Sick of my shadow. La presentación va ganando en intensidad con cada acorde. Promediando la mitad del disco uno, se suelta con una versión extendida, de más de once minutos, de On a real lonely night, donde el wah wah estalla en medio de una melodía deliciosa.

Warren Haynes dijo en varias entrevistas que su inspiración para componer las canciones de Man in motion fue la música que escuchaba cuando era joven, precisamente la del sello Stax. Para cerrar el primer cd hace un cover festivo de Everyday will be like a holiday, de William Bell, uno de los tantos nombres surgidos de Soulsville, Memphis, USA. Para el disco dos apenas deja un tema de su último álbum, Your wildest dreams. El resto son covers y algunas elecciones de su extensa carrera. Es muy buena su aproximación a Spanish Castle Magic, de Jimi Hendrix, y notable la versión de A change is gonna come, de Sam Cooke. En clave de reggae, se anima a un tema que escribió con Ziggy Marley, Dreaming the same dream.

Claro que a Warren Haynes lo secundan unos músicos de primer nivel. Una es la cantante Alecia Chakou. El otro que cumple un rol clave es el tecladista Nigel Hall, quien en tres temas cede su lugar al piano de Ian McLagan. En definitiva, este álbum doble en vivo –con el DVD correspondiente- es una buena aproximación al mejor Warren Haynes, un guitar hero que puede deslumbrar en cualquier escenario y con cualquier banda.

6 comentarios:

Peter Allman dijo...

No tenía conocimiento de este disco. Muchas gracias por la info. Para mi Warren Haynes es uno de los más grandes guitarristas de Blues que hay ahora.

Un saludo!

Sinuhe, el que es... dijo...

Todavía con rabia porque me perdí Crosby, Stills and Nash, me encuentro ahora con esta data. Muy interesante, voy por el disco; y estaré atento al panorama musical de Bs. As. porque necesito algo de blues en vivo.

Saludos, Martin.

Impercable trabajo en tu blog.-

Gus Quin dijo...

gracias

Marcos Lenn dijo...

PETACULRRRRRRRRRRRRRR!!!

a lo mío dijo...

El mejor disco de lo que va de año.

a lo mío dijo...

El mejor disco de lo que va de año.