sábado, 31 de marzo de 2012

Blues & Funky

Cuando la mayoría de los músicos de Chicago se inclinan por tener a la guitarra como estandarte o, en su defecto a la armónica, Big James & The Chicago Playboys ofrecen un combo muy diferente, que de a poco se va ganando su merecido espacio. La banda despliega una combinación de funky y west side blues muy efervescente, y su nuevo álbum en vivo, The Big Payback, es el certificado de que están haciendo lo correcto. El sello Blind Pig puso el ojo en esta banda hace cuatro años y editó Right here right now. El disco tuvo una discreta venta y la compañía tampoco hizo mucho despliegue para promocionarlo. De todas maneras, ayudó a que la banda se hiciera más conocida y ahora, cuatro años después, da pie a su secuela.

En The Big Payback, Big James Montgomery y sus muchachos descargan toneladas de energía en temas de Magic Sam, James Brown, George Clinton y algunas composiciones propias. Ya que mencioné a Magic Sam, hay que destacar la versiones de All your love y That’s what I’m crying, en las que a la voz de Montgomery se suman los solos penetrantes del guitarrista Mike Wheeler. El disco comienza con una funky ardiente, con los caños sonando como una fanfarria energizada con Red Bull y el teclado haciendo olas de sonido. The Blues will never die es un tema potente y movido. Luego sigue con The Payback, aquí llamada Big Payback, el clásico de James Brown, que Montgomery entona con una destreza asombrosa y la banda interpreta con mucho groove. Sigue con un shuffle, Coldest man I ever new, y después de All your love vuelve al funky, con Jody's got your girl and gone y un guiño irónico a Mustang Sally.

Trying to live my life without you tiene una melodía animada y un estribillo imposible de no tararear. I’ll stay es un funky setentoso con una guitarra profunda, al mejor estilo de su creador, George Clinton. El disco acaricia el final con un “Chicago blues”, como presenta Big James al tema Low down dirty blues. El final es sorpresivo: una versión exprés de dos minutos de Smoke in the water, de Deep Purple, donde el Wheeler demuestra que también puede tocar rock and roll, mientras que la banda trata de que ese rock no endurezca su sonido funky.

Montgomery, un verdadero maestro del trombón, y sus Chicago Playboys han recorrido un largo camino: fueron la banda detrás de Johnny Christian y tocaron para Little Milton, Albert King, Buddy Guy, Otis Rush y hasta Eric Clapton. Pero con el tiempo moldearon su perfil y ahora están imponiendo nuevos aires a la Ciudad del Viento. Bienvenidos al funky demoledor de Big James, creo que les va a volar la cabeza.

1 comentario:

luther blues dijo...

Hace rato que le tengo puesto el ojo a este disco y con tu reseña no dudare un instante mas .Excelente !
Un abrazo y buena semana