lunes, 9 de marzo de 2015

O melhor do blues


Cualquiera que escuche este disco sin saber quién es el intérprete se sorprendería cuando le digan que no se trata de un músico texano o de Chicago, sino de un brasileño que vive en San Pablo. Igor Prado es, probablemente, uno de los mejores guitarristas de blues del mundo. Su flamante disco, Way down south, es un álbum extraordinario no sólo por sus interpretación de viejos clásicos, sino por la selección de músicos de primerísimo nivel que lo acompañan.

Rodrigo Mantovani en bajo y contrabajo, y Yuri Prado en batería conforman la precisa sección rítmica que sostiene el talento de Igor con un swing vibrante. Ellos atraviesan todo el álbum con notable aplomo, independientemente de quien los acompaña en cada canción. El extraordinario cantante Sugaray Redford, de los Manish Boys, y el guitarrista Mike Welch se hacen presentes en Matchbox, de Ike Turner, y Big mama blues, en la que además cuentan con el piano sutil de Ari Borger. Esos dos temas son apenas un anticipo de la magia blusera de Igor.

El álbum tiene un desfile de armoniquistas de primera línea. Kim Wilson aporta su sonido característico y su poderosa voz en Ride with me baby, de John Hunter, e If you ever need me, de Jerry West. Mitch Kashmar se suma en What have I done, de Jimmy Rogers, y Wallace Coleman deja su sello en los últimos dos tracks: Rooster blues y el único tema a acústico del disco, Trying to do right. El otro fenómeno que sopla con vigor su armónica es el legendario maestro de la Costa Oeste, Rod Piazza, quien junto a su mujer, la pianista Honey Piazza, despliegan todo su know how en Talk to me baby, de Elmore James.

Hay más: Mud Morganfield, el hijo de Muddy Waters, canta She’s got it, uno de los temas no tan difundidos de su padre, con el pianista Donny Nichilo como respaldo; mientras que J.J. Jackson, un viejo conocido de Igor, le pone una pizca de soul con You got what it takes, de Joe Tex. Los otros dos invitados de lujo son el recientemente fallecido Lynwood Slim y el guitarrista Junior Watson, quienes interpretan una tenaz versión de Baby won’t you jump with me, de Lowell Fulson. Slim también canta You better belive it con el saxo de Denilson Martins como socio.

Otros músicos que participaron de la sesión fueron el armoniquista Ivan Márcio y el tecladista Raphael Wressnig.

El álbum, editado por Delta Groove y patrocinado por The Blues Foundation, es una celebración a las distintas formas del género. Si bien predomina el estilo de la Costa Oeste y el jump blues, también recorre el sonido de Chicago, Texas. Memphis y hasta el del Mississippi, donde Igor acribilla con el slide. El guitarrista zurdo tiene una ferviente vocación blusera, que se sostiene en su talento natural, en su capacidad para mejorar día a día y en su tremenda sección rítmica. Way down south es su obra cumbre.

3 comentarios:

Núñez Presedo dijo...

Uffff.... eso si que es juntar talentos en un solo disco!!

Luther Blues dijo...

Gran disco se echo el brazuca y que mostruos lo acompañan

Priscila Lopes dijo...

I want this CD!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!