miércoles, 18 de septiembre de 2013

John Mayer demolió todos los prejuicios

Foto Télam
Martes, 22 horas. El Luna Park está que explota. La gente espera ansiosa la aparición estelar de John Mayer. Es su segunda presentación en Buenos Aires y hay tanta expectativa como el día anterior. Una chica, de unos veintipocos, le dice a su amiga: “Pensé que íbamos a ser todas mujeres, pero hay muchos hombres”. Ese, tal vez es el primer prejuicio con el que debe lidiar John Mayer, aunque en algún punto es inevitable. Es un tipo fachero que en los últimos años se encargó de alimentar al público femenino y a los paparazzi con sus idas y vueltas escandalosas con las celebridades de Hollywood.

Hace 15 o 20 minutos terminó el show de Philip Philips, ganador del American Idol del año pasado y admirador de Jonny Lang, John Butler y Dave Matthews. Mostró sus canciones, pero no le presté mucha atención hasta que hizo un cover muy personal de Thriller, de Michael Jackson, y luego cantó un tema bluseadito que hablaba de lo caliente que se estaba poniendo el ambiente.

Las luces se apagan y el griterío histérico e insoportablemente agudo es ensordecedor. John Mayer aparece con una guitarra acústica, luce camisa celeste y un pañuelo en la cabeza, al estilo Keith Richards (?). La primera canción es una de las más conocidas de su disco del año pasado, Born and raised. Las chicas quieren cantar con él Queen of California pero no pueden. Mayer la toca en otro tempo y no la hace tan melódica. Le da un nuevo sentido a la canción.

La banda empalma el tema que sigue, Paper doll, y Mayer cambia por la acústica por Strato gastada –como le gustaba tener sus violas a SRV- y se manda un solo sobrenatural. Las influencias de Clapton y Albert King quedan expuestas. Un dato que me aporta Juan Urbano: René Martínez, el guitar tech de Vaughan, es quien la alcanza las guitarras. I don't trust myself (with loving you) precede a otra de las más esperadas por las chicas: Slow dancing in a burning room. Y aquí Mayer hace lo mismo que con Queen of California. Primero arranca con un intro con un sútil ritmo reggae y deja a las eufóricas cantantes un poco en offside.

Foto Mariam Samur Suárez
Con Waiting on the world to change, Mayer muestra un registro vocal soulero fantástico y les concede a ellas que lo acompañen con los coros, tal vez porque lo impresionó el Olé, olé, olé masivo y sincopado. Hace Dear Marie, de su flamante álbum Paradise Valley, la hermosa Something like Olivia y Wheel. Le da un breve descanso a la banda y solo con su guitarra acústica lanza los primeros acordes de Daugthers. Douglas Pettibone vuelve al escenario y empieza a deslizar el slide sobre la pedal steel guitar para el primer cover de la noche: Free fallin’ de Tom Petty, al que en el medio le cuela algunas estrofas de Fast car, de Tracy Chapman .

La banda vuelve con todo y se suceden Wildfire, No such thing, The age of worry y Friend of the Devil, de los Grateful Dead, una de las mejores bandas de la historia del rock. En Vultures, alterna unos solos magníficos con el guitarrista Zane Carney. La platea femenina parece aceptar el show como es. Ellas están contentas igual porque por las pantallas, al costado del escenario, muestran muchos primeros planos del cantante. Mayer no habla mucho, pero lo poco que dice se va en palabras de agradecimiento.

Ya pasó más de una hora y media desde el comienzo y el final parece inevitable. Pero Mayer lo estira: primero con Hall of my heart y luego con Who says, de su álbum Battle Studies. “Vamos a tocar una más. Bueno ustedes saben… una más, nos vamos y volvemos para hacer otras dos”. Dice mezclando el inglés con el español. A toda máquina y mostrando toda su técnica y feeling cierra con If I ever get around to living, de Born and raised. Antes irse, le firma el violín a alguien que se lo entrega desde la platea. La ovación es apabullante.

Foto Facebook JOHN MAYER EN AREGTINA
Cuatro o cinco minutos después vuelve a escena solo y, con la guitarra acústica, le regala a las chicas eso que fueron a escuchar: Your body is wonderland. Y queda algo más. Apenas una canción. Desde el costado se suman Pettibone, Carney y el resto de la banda (teclados, bajo, batería y dos coristas) para hacer una aniquiladora versión de Gravity. Ovación final. Mayer se toma unos minutos más para firmar, esta vez media docena de guitarras que le alcanzan sus fans.

Son las 12.30 y la gente empieza a salir del Luna Park. Una chica de ventitantos le comenta con cierta resignación a una amiga en la escalera: “Los temas duraron ocho minutos, tres la canción y como cinco los solos”. Y yo me digo a mi mismo que menos mal, porque si no nos quedábamos en casa escuchando sus discos. Me imaginaba que la magia de John Mayer en vivo era superior a lo que muestra en los estudios. No me equivoqué, demolió todos los prejuicios.

9 comentarios:

Flor Blues dijo...

Buenisimo Martin! fui ayer y la pase tan bien! y no porque haya tocado your body is a wonderland. Saludos!

Los Zorros De Florindo dijo...


groso... totalmente digerible...sutil...

Juan Urbano López dijo...


Tal vez lo más cercano que pudimos estar de escuchar "Free Falling" en un gran estadio...

Adrian Legaspi dijo...


Me lo perdi!

Marcelo Marin dijo...


Uf! ahora me quede con ganas de haber ido, no fui para no fumarme el "efecto Axel" de las pibas gritando, pero ahora me arrepentí...

Oscar Castro dijo...

Siempre es un placer leer tus cronicas, esta vez me lo perdí...menos mal que puedo leer esto.

Luther Blues dijo...

Gracias Martin por esta cronica ,como la gran mayoria de "fundamentalistas" me lo perdi jeje.
Me queda el aliciente de que volvera en algun tiempo
Un abrazo y buen fin de semana

Maximiliano dijo...

Que show!... la verdad, fui el lunes y lo disfrute a pleno.. toca la viola que da miedo.. cuando agarro la guitarra del flaco del publico, la descosió cerrando el solo de gravity.. tiene el sonido en los dedos, en el alma.. me encanto.. abrazo Martin y gracias por tus reseñas!

Mariam Samur Suarez dijo...

Hola! Gracias por poner los créditos de la foto.
Acá pueden ver más fotos de ambos shows de Mayer en el Luna Park.
https://www.facebook.com/MariamSamurSuarez
Saludos!