martes, 7 de mayo de 2013

Corazón blusero

En la portada del disco aparecen los músicos de Blues del Sur y algunos amigos caracterizados como los guerreros del escocés William Wallace, historia que Mel Gibson llevó a la pantalla grande con gran éxito. Esa actitud aguerrida que muestran en la foto es un poco la síntesis de su música: blues rock candente y fervoroso. La banda -integrada por Matías Fernández (armónica y voz), Marcelo Martín (guitarra), Hernán Herlein (bajo) y Juan Ángel López (batería)- viene tocando desde los primeros años de los 90 y Volver es su cuarto disco.

Reforzados con algunos invitados como Jorge Simonian y el “Vasco” Bariain, cantante de los Chevy Rockets, interpretan diez temas que fueron compuestos por Martín. Las letras cuentan historias cotidianas y la instrumentación suena amoldada. La voz de Fernández tiene la fuerza de los cantantes de blues local, grave y prepotente, con algunos retazos del Indio Solari. Limadura y limousine, el track que abre el álbum, es tal vez el más rockero de todos, y también el mejor trabajado en cuanto a producción, arreglos e innovación, con un muy buen estribillo.

A mitad del disco el blues más tradicional gana lugar: Sábado 3 am es un slow blues punzante y Abogados es un acústico agradable con una letra irónica. Ahí viene BDS es un instrumental inspirado en el virtuosismo del guitar hero. El rock and roll vuelve con Negro difícil y Tratando de llegar a la lona. El disco cierra con Descalzo, con una intro muy interesante de armónica, y un ritmo de pena urbana. Volver es un esfuerzo independiente que seguramente dejará satisfechos a sus fans, consolida a la banda a 20 años de su nacimiento y expresa con pasión el latir de su corazón blusero.