miércoles, 22 de mayo de 2013

El alma de Beth & Joe

Todavía no llegamos a la mitad de 2013 y Joe Bonamassa acaba de editar su tercer disco del año. Primero fue ese combo de funk y jazz fusión que grabó junto a notables músicos del género y que decidieron llamar Rock Candy Funk Party. Luego, en marzo, lanzó su álbum doble en vivo, An acoustic evening at the Vienna Opera House. Ahora, en compañía de la cantante Beth Hart, embiste con Seesaw.

Este es el segundo trabajo que hacen juntos. El primero, Don’t explain (2011), mostró que ambos se complementaban muy bien para encarar temas relacionados con el soul, principalmente, el rock y el blues. Aquí vuelven por la misma senda aunque incorporan sigilosamente algunos elementos del jazz.

El álbum, también producido por Kevin Shirley, empieza y termina con dos temas de la legendaria Billie Holiday: abre con una versión bluseada -y con una presencia extraordinaria de caños- de Them there eyes; y cierra con Strange fruit, cuya letra retrata la violencia y la crudeza de la segregación racial en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. En ambos, Beth Hart demuestra que es una vocalista que no tiene techo. En medio de esas dos canciones hay otras nueve versiones aguerridas en las que ambos músicos combinan la intensidad de una voz cargada de recursos con unos solos de guitarra altamente fulminantes. El pico máximo de rock and roll lo alcanzan con Natbush City limits, un clásico de Ike y Tina Turner, al que le sigue una balada blusera firmada por Al Kooper, I love you more tan you’ll ever know.

Otro punto alto del álbum es la versión de Miss lady, de Buddy Miles, que arranca con los vientos resoplando por encima de un solo con wah wah de Bonamassa a los que se le suma Hart con una potencia vocal demoledora. Ese codeo con el jazz que mencionaba más arriba aparece cuando promedia el disco con un cover de la cantante Melody Gardot, If I tell I love you, en el que Hart reafirma que está para cantar básicamente todo lo que se proponga. La última parte es la más soulera: primero con Rhymes, de Al Green; luego con Sunday kind of love, en la que Hart parece poseída por el espíritu de la gran Etta James; y por último con el tema que da nombre al álbum, Seesaw, de Don Covay y Steve Cropper, que fue grabado por Aretha Franklin en 1968.

Los músicos que los acompañan son los mismos que en Don’t explain: Anton Fig (batería), Blondie Chaplin (guitarra), Carmine Rojas (bajo), Arlan Schierbaum (teclados) y Lenny Castro (percusión), más la sección de vientos encabezada por Lee Thornburg y la colaboración en bajo en un tema de Michael Rhodes.

Seesaw es una gran contribución de estos dos músicos, que representan el futuro y presente de la vieja música.

7 comentarios:

Gustavo Pollo Zungri dijo...

gracias! bueno como siempre!

Goyo Delta Blues dijo...

ese no sos vos el de la foto?

Guillermo Willy Lojo dijo...

No sabía de esto. Ella es espectacular !

Tito Fuzz Mejia dijo...

Great!!

Erkki Vahtokari dijo...

It's worth to learn the great guitarplayer gotta have woman like Beth. You're both great!

RAFA dijo...

Gran disco, de todas maneras creo que no logran superar el primero "Don´t Explain". un saludo,

AntonioR dijo...

En la primera escucha me ha gustado mucho, casi más que el primero donde la guitarra de Bonamassa estaba muy presente (no soy muy fan de Bonamassa, su guitarra suele ser siempre el centro de atención)La voz de Beth Hart es increíble con matices negros que la hacen muy sensual y llega al alma. Estupendo álbum.