miércoles, 5 de septiembre de 2012

En el camino de la libertad

La historia del flamante disco de Alvin Lee se remonta a 1972. Así lo explica él en el librito del cd: “Luego del éxito de Ten Years After en el festival de Woodstock decidí seguir el camino de la libertad en vez de la ruta de la fama y la fortuna. Esa fue la decisión que tomé para escapar de la carrera y la responsabilidad comercial que imponía la industria discográfica. Yo por entonces tenía medio de morirme antes de cumplir los 30 años”. Sólo quería tocar la música que sentía y no lo que le exigía el mercado.

Alvin Lee dejó Ten Tears After en el mejor momento de la banda y se embarcó en un proyecto independiente que, de alguna manera, lo relegó a un segundo plano de la escena. Su primer disco sin el grupo lo editó en 1973, en compañía del cantante de southern soul Mylon Lefevre y se llamó On the road to freedom. Hoy, casi 40 años después, reedita ese mismo sentimiento musical, en el que manifiesta una amplia gama de influencias, de manera solitaria. En Still on the road to freedom expresa su felicidad por haber llegado hasta aquí haciendo lo que realmente tenía ganas de hacer.

Las 13 canciones del nuevo trabajo fueron elegidas entre 33 temas que compuso en los últimos cuatro años. La selección es variada. Hay un par de acústicos geniales: la cinematográfica Song of the Red Rock Mountain y la balada Walk on, walk tall. El rock and roll épico de los 70 cobra forma en el tema que da nombre al disco y el espíritu de Ten Years After aparece en el cierre con una nueva versión de Love like a man, donde la voz distorsionada de Lee antecede unos solos eléctricos furiosos. Nice & easy se diferencia del resto del repertorio porque suena como una mezcla de Mark Knopfler y J.J. Cale. También hay blues, por supuesto. Save my stuff es un shuffle potente en el que se destaca el sonido enérgico de su armónica. En cambio, en Blues got me so bad muestra más su habilidad con los doce compases en formato acústico.

Tim Hinkley es una pieza clave del álbum, tanto por sus guitarras rítmicas como por su aporte en teclados en Midnight creeper, Down line rock y Rock you. Pete Pritchard y Richard Newman completan la formación en bajo y batería. El álbum también tiene ese contraste temporal que ofrece Back in 69, un tema con un ritmo parido por Bo Diddley, y Listen to your radio station, donde se cuela un discreto beat electrónico moderno. Con todo, este nuevo álbum sirve para descubrir a una leyenda y luego empezar a bucear en su extensa discografía; o para recuperar al viejo guitar hero que una vez nos hizo estallar con I’m going home.

5 comentarios:

Lucas López dijo...

tremendo violero.

Alejandro Moreyra dijo...

Genial, uno de los mejores guitarristas de la historia, y poca bola le han dado.

Goyo Delta Blues dijo...

alvin lee la pucha, ten years after q sonido loco, como pasa el tiempo! q barbaro,

Álvaro Rojas Meza dijo...

El On the Road to Freedom es re bueno. Voy a revisar éste

luther blues dijo...

Mira que a Alvin le toco estar en una epoca en donde sobraban violeros excelentes y salio bien parado .
Hoy en dia vuelve al ruedo con ese espiritu que lo acompaño en todas sus batallas .Enorme como el obelisco
Cuento las horas para ver a Burns el 13 ,esta ves si se da jejeje
Un abrazo