martes, 12 de febrero de 2013

Sobre críticas, puristas y blues

Ayer fui duramente cuestionado por el cantante de La Mississippi, Ricardo Tapia. En su muro de Facebook desplegó toda su bronca por una reseña que escribí para la revista Blues en su tinta del disco de la Buenos Ayres Blues Band, Todo vuelve, que él produjo. Me llamó “talibán del shuffle” y me acusó de "mala leche" y de pertenecer a una “elite de puristas que miran todo fumando pipa”. El motivo, insisto, la reseña de un disco que no me gustó. Toda esa cuestión me hizo reflexionar sobre unas cuantas cosas.

Watermelom Slim
Para empezar me puse a pensar sobre qué es ser un “purista del blues”. ¿Soy uno de ellos? No lo creo. Pero si lo fuera ¿qué? Escucho a Joe Bonamassa con tanta pasión como lo hago con K.C. Douglas. Paso de un disco de Buddy Moss a uno de Grayson Capps. Ahora mismo, mientras escribo, estoy escuchando a Watermelon Slim y posiblemente después siga con Lucky Peterson o Little Junior Parker. En diciembre fui a ver a Norah Jones al Luna Park y una semana después a Támesis en vivo en el Roxy. El viernes voy al show de Jamiroquai en Ferro y el sábado estaré en La Trastienda para ver a Corey Harris.

Eddie Cusic
Ahora, ¿puedo pasarme un día entero escuchando puro shuffle? Seguro: empezaría con Anson Funderburgh, seguiría con Smokin’ Joe Kubek & B’Nois King y después con Pat Boyac, U.P Wilson, Tutu Jones y, por supuesto, Freddie King…. También me puedo pasar días enteros escuchando blues del Mississippi: Jimmy “Duck” Holmes, Honeboy Edwards, Eddie Cusic, James “Son” Thomas, Fred McDowell, etc. Pero hay días que no escucho blues. Miles Davis, John Coltrane y Bill Evans a veces logran hacerme perder el sentido del tiempo. Y puedo pasar horas rockeando con los Black Crowes, Allman Brothers o Bruce Spirngsteen. ¿Purista yo?

Paul Rodgers
Es cierto que entre los bluseros locales -músicos y oyentes- existen los que Tapia llama “talibanes”, aunque yo prefiero decirles simplemente puristas. Conozco a varios y respeto que escuchen la música que les gusta. Es verdad que algunos tienen una posición muy extrema y consideran que si el músico no es negro y no es de Chicago o del Delta no toca blues. Eso no lo comparto. Recuerdo que en el último show de Buddy Guy en el Gran Rex, alguien desde la platea le gritó “Play the blues”, indignado porque Buddy no tocaba lo que él quería. O me acuerdo de los que insultaron a Paul Rodgers en Obras allá por los 90 porque cantaba temas de Bad Company. Eso sí me pareció desubicado.

Ahora, lo que uno considera blues puro o no, o rock blues, o lo que fuera es una cosa. ¿Gary Clark Jr. toca blues? ¿El blues cantado en español es blues?  Es una cuestión de criterios que se puede discutir por horas. La otra, muy distinta, es que te guste o no un disco. Hace poco reseñé el flamante álbum de Ben Harper junto a Charlie Musselwhite. A mí me pareció extraordinario, pero un lector se expresó de manera contraria y sugirió, palabras más palabras menos, que a Walter Horton no le gustaría escucharlo a Memphis Charlie tocando así. Más allá de la frase trillada, todo es cuestión de gustos. Y a mí el disco de La Buenos Ayres no me gustó. Es una opinión personal. Lo escuché algunas veces y no me dejó absolutamente nada. Pero eso no tiene nada que ver con que si ellos tocan blues tradicional o no, ni siquiera si lo hacen bien o mal. No los califiqué como banda y menos como personas, ya que no los conozco. De hecho me consta de que en vivo suenan bien y tienen una buena cantidad de gente que los sigue. Pero bueno, hubiese sido hipócrita si escribía una reseña favorable sólo para quedar bien con ellos.

Una banda o un músico pueden hacer discos buenos, malos, excelentes. Y eso depende de varios factores: la experiencia, la época, la inspiración, la onda entre los miembros, el profesionalismo, la economía, las vivencias, las adicciones, etc. Acaso, ¿los discos de Howlin’ Wolf son todos buenos? No, de hecho hay uno que a Wolf no le gustó para nada y obligó a Chess a escribirlo en la tapa. Y entre los discos de los Rolling Stones, por ejemplo, ¿es lo mismo Exile on Main Street que Dirty work? Claro que no. ¿El álbum New Orleans Heat define la carrera discográfica de Albert King? De ninguna manera.

Respeto mucho a Ricardo Tapia. Los temas de La Mississippi me acompañaron durante varios años, como a la mayoría de los argentinos que escuchamos blues desde comienzos del 90. Cada tanto me encuentro tarareando El blues del equipaje o Café Madrid sin darme cuenta. Además, me parece bárbaro que haya bandas de blues en los barrios, como La Buenos Ayres, que sigan tocando y se animen a sacar discos. No hay intereses ocultos detrás de esa reseña y menos ensañamiento con Tapia. De hecho, en esa misma revista y en este blog escribí una crítica del excelente disco de Adrián Jiménez y destaqué la participación de Tapia junto a Daniel Raffo en el tema de Robert Johnson, Stop breakin’ down. Creo que todos –y me incluyo- deberíamos ser más permeables a las críticas. Insisto: el disco no me gustó, como supongo que a muchos no le gustará esta respuesta. Si los chicos de La Buenos Ayres están conformes con el disco que se queden tranquilos. Si a todos nos gustara lo mismo no habría diversidad. Y eso, creo, es lo más hermoso que tiene la música, especialmente el blues: es lo que lo hace indispensable, esencial y universal.

20 comentarios:

Rafa dijo...

Me pilla fuera de juego tu critica al disco, y el disco en si. Pero , desde luego, por tu respouesta se puede deducir lo poco taliban que eres.. a mi siempre me han gustado mucho tus textos, donde se encuentra desde blues, blues rock, soul.. que no te afecte esta critica, que parece mas una rabieta. un abrazo,

Anónimo dijo...

Todo vuelve, Tapia! :)

Claudia dijo...

Fuiste a ver a Norah Jones y no te dormiste. Muy impresionante, la verdad.

Gustavo Pollo Zungri dijo...

a todos les duelen las criticas , no hay uno solo superado en esto , es feo que te llamen taliban y tambien feo que digan publicamente que tu disco que te costo sacrificio y horas , no te gustó.

Gabriel Gratzer dijo...

De acuerdo con el Pollo Zungri en la idea y me quiero centrar, no en la cuestión puntual a la que hace referencia Martín Sasone sino en otro concepto. Creo, de mi parte, que el sacrifico las horas y el esfuerzo que cuesta hacer un disco, una obra de teatro, una revista, un programa de radio, una producción, un blog o una pintura, no deberían ser, para el crítico, un condicionante porque sino, en lugar de una critica, estaría escribiendo una crónica piadosa y eso no sería objetivo. Es tan valorable una crítica desfavorable, hecha con respeto, como una crítica favorable. Si protestamos creyendo que las malas criticas son "mala leche" o "talibanes", entonces, con el mismo criterio, se podría afirmar, supongo, que las criticas bien intensionadas, son pagas o hechas por amiguismo o que las gacetillas de prensa hechas "a medida" por el presentante de una determinada banda no hacen más que bajar línea e imponer artístas sin dejar lugar a la objetividad. Ni una cosa ni la otra. En todo caso, en mi opinión, todavía, a los artístas, sin generalizar, obvio, nos cuesta mucho entender muchas veces la función de la crítica en un rubro como el Blues, donde todo es nuevo y están pasando muchas cosas muy importantes lo cual no significa que todas le gusten a todos. Somos pocos, nos conocemos mucho, nos sentimos, muchas veces evaluados o algunos apelan al "este no sabe nada quien es para criticar", "pero si aquel nunca toco ni el timbre en qué se basa para hablar" o "ahhh, este está en el grupete de aquel" y desconfiamos de la honestidad o la objetividad de quien escribe y etc. etc.
Creo en el trabajo de los periodistas y que también aprendan a encontrar, como nosotros, su lugar dentro de este contexto del mundo Blues. Tomemos esto como una etapa de aprendizaje dentro de un campo que es anexo al verdadero núcleo que, en definitiva, es el músico. Volviendo a Gustavo, si, es feo que a uno lo critiquen, me ha pasado también y no solo que me critiquen medios públicos (en definitiva, al hacer giras o discos somos personas públicas y expuestas), sino, también, colegas y peor aún!!!, colegas muy cercanos y...por la espalda, ni siquiera con derecho a réplica!! y si, te duele y no te gusta!! tal como dice el Pollo. Pero los artístas o productores, editores, conductores, incluso los periodistas, cuando estamos convencidos de lo que hacemos, una buena o mala crítica pública no debería afectarnos más que en la justa medida de lo que es: una opinión de un tercero que tiene su criterio y sus gustos y que los transmite, en esta caso en una revista, de manera respetuosa como en este caso Martin Sasone y eso no cambia en nada el laburo, la trayectoria, el esfuerzo, el amor o los años de carrera de un artista o banda como las involucradas en este caso. Por lo menos...así lo veo yo!

Juan Urbano López dijo...

Martin, no leí tu crítica ni escuché el CD. Más allá de lo que hayas escrito para que Tapia reaccione de esa manera, te felicito por tu valentía de decir "no me gustó".
Si no me equivoco, de todas las "publicaciones blueseras" que hubo en Argentina, debe ser la primera crítica negativa.
La crítica negativa informa más que la ultra zalamera y chupamedias.
Abrazo.

Archie dijo...

te banco Sassone y te compadezco por haber escuchado un par de veces el bodrio de la Buenos Aires. Yo lo escuche por la mitad y lo deje, ya estaba mal predispuesto por la tapa berreta pero intenteigual... no hubo caso. Ahora tengo mil discos en carpeta para escuchar antes que volver a poner ese en mi compactera.

Guido Vene dijo...

Muy bueno el post! Si, es un tema delicado. Digamos que es importante estar conforme con lo que hacemos y tener auto-crítica sobre nuestro propio trabajo. Pero la suceptibilidad ante una critica sobre un trabajo artístico esta a la orden del día. Cuando uno escucha el material en discordia y lee la crítica. Esta tendría que reflejar lo que escuchamos. Yo en este momento estoy indignado con las críticas sobre algunos nuevos artístas nacionales de la revista Rolling Stone, ya que no refleja lo que escucho posteriormente (de todos modos algunos de ellos redactan estupendamente). En fin.. aprendí con mis amigos y compañeros de trabajo, que las duras críticas son las que me llevan adelante. Brindo por ellas, por ese dolor!

Maximiliano Hracek dijo...


todo bien Martin, me parece super validas las criticas, pero habia necesidad de volverlos a enterrar a los pibes de esta banda?, queda claro que no te gusta el disco, pero respeto para los chicos q pusieron su laburo, creo q si algo no me gusta, mejor no opino, por respeto, y opinar ademas, me parece es algo muy subjetivo que tiene que ver con los gustos personales de cada uno, y la musica justamente es un terreno impersonal, vos tenes la pluma, y el poder de un medio para publicar, con lo cual, amplificas tu opinion sobre un trabajo que tiene una valoracion artistica, no lei tu critica del disco, pero leo esta nota, y veo q volves a enterrarlos a estos chicos diciendo que es un mal trabajo, tampoco escuche su material, pero repito, hay un trabajo hecho, que tiene valor artistico, te puede gustar o no, pero intentemos sumar todos para que el blues sea un movimiento mas grande y respetemos los nuevos valores con una vista objetiva... abrazo! es mi humilde opinion al menos... al final las criticas son subjetivas y lo que vale mas que una critica es la musica... invito a que todos escuchen el material y saquen sus conclusiones personales sobre si les gusta o no...

Gabriel Cabiaglia dijo...


Maxi, martin no "entierra" a nadie con su opinion. El trabajo y la dedicacion a la realizacion no esta puesta en juego. Cuando en la revista se planteo hacer una nota con los lanzamientos del 2012 tratamos q esten todos y pedimos q nos den un disco para poder realizar la nota. Me parece q lo q hizo martin fue exponer su opinion y no me parece bien no opinar si el disco no le hubiese gustado ya que eso seria ignorarlos. Hay q saber recibir las criticas porque no podemos ser tan egocentricos como para creernos q lo q uno hace le tiene q gustar a todo el mundo. Te lo digo con conocimiento de causa ya que no pretendo q lo q yo hago sea del agrado de todos. Y bienvenidas las criticas. Criticas como la d martin con explicaciones y fundamentos nos faltan a todos justamente para q crezca el estilo. Para q los musicos y demases pensemos y seamos un poco mas autocriticos asi dia dia podemosd ofrecer un mejor producto a la gente. Ademas no entiendo porque se lo tilda de taliban y otras cosas mas cuando en los lanzamientos (todos nacionales) hay muchos en castellano y con composiciones propias. Esto muestra ademas q las tendencias de las bandas es de recrear clasicos (en mi opinion me gusta q las bandas tengan material propio pero igualmente es buenisimo q haya de todo) y tal vez esto puede despertar el interes de algunos en sacar conclusiones y decidirse a componer por ejemplo. Por ultimo y al margen de todo vas a ver q gracias a esa nota un monton de gente va a escuchar el disco de la buenos ayres, osea q en definitiva va a tener mayor repercusion q el resto de los discos. Maxi todo esto lo digo con mucho respeto y sin animo de ofender ni atacar a nadie, solo es una opinion mas

Maximiliano Hracek dijo...

Gaby totalmente de acuerdo, sacando de contexto esta nota, me pareció justamente que hacia mucho foco en el mal disco de esta banda, por eso fue mi respuesta, intentando revalorizar el trabajo mas alla de la puesta artistica, comparto tambien tu postura, te mando un abrazo, y desde mi punto de vista, tambien, intento agregar otro punto de vista a la polemica, y claro esta, que tambien , es una opinion mas!

Gabriel Cabiaglia dijo...

Gracias maxy esto es muy bueno y beneficioso para todos. Y vos con todo lo q haces sumas mucho al crecimiento de todo! Abrazo grande y q sigan los exitos!!!

Ale Gallo dijo...

Suele suceder, no todas las personas pueden aceptar las críticas. Quizás eso también forme parte de la misma crítica.

De todas maneras, no te preocupes, aferrate a tu manera de hacer reseñas porque muchísimas personas andan necesitando leer críticas musicales y no personales.

Esto es parte de eso, mañana será parte de tu experiencia en este trabajo.

Abrazo!

Anónimo dijo...

Salvo contadisimas excepciones el blues argentino actual es malísimo. Guillermo Fernandez

Anónimo dijo...

"La afirmación de la autonomía de la intención creadora lleva a una moral de la convicción que inclina a juzgar las obras con base a la pureza de la intención del artista, y que puede culminar en una especie de terrorismo del gusto cuando el artista, en nombre de su convicción, exige un reconocimiento incondicional a su obra."
Pierre Bourdieu; Campo Intelectual y Proyecto Creador, pág. 4

Fabian Gremoliche dijo...

Interesante Articulo Martin, no hay que calentarse por las criticas, todos tenemos opiniones diferentes y algunos musicos les molesta que les contradigan algun disco, no te considero purista ademas no sirve de mucho serlo, los que amamos la musica la difundimos a través de un programa de radio o tv no sirve el encerrarse, hace mucho fui a ver a jamiroquai y moví la pata, también fui a ver a medeski martin and wood, a Buddy guy, Zakiya Hooker ect, Ian Anderson ect ect ect, la musica me conmueve cada dia mas.

Anónimo dijo...

El problema no es la critica en si por lo que lei, si no en como se critico, a no todos nos gusta un disco, eso es cierto, pero hay formas y formas de criticar, y no se puede decir que una letra es pobre aludiendo a un parrafo de una de las letras del disco cuando una hoja atras se da de excelete a un disco de covers que si se sabe lgo de ingles habla de lo mismo de siempre la mujerq ue te dejo el alcohol y los bares. Esta bueno ctriticar, siempre y cuando sea con respeto, y me parece que esta critica carece de ello.
Saludos Juan Martin Ponzi.

Alexis dijo...

Juan Martín: los covers a los que haces mención se escribieron hace 40 o 50 años, en algunos casos más todavía. Las bandas actuales deberían esmerarse más a la hora de componer y no lo digo sólo por la Buenos Aires... La crítica me pareció dura pero no creo que sea irrespetuosa...

Anónimo dijo...

Alexis yo escucho mucas bandas del under, desde bandas que comienzan a bandas ya conocidas en el ambiente, escuche el disco de la buenos ayres, me parecio buen material tanto musical como en letras, quizas alguna letra de algun tema es simple si, pero hace referencias al dia a dia al barrio a lo que esta al alcance de todos, y tambien tiene algunas letras mas profundas, pero aca solo se le pego a lo que no gusto y no se rescato lo otro, aca el tema pasa por otro lado quizas molestia con la banda por algho en particular o con el señor tapia, no lo se, solo el periodista y ellos lo sabran.
Juan Martin

Martín Sassone dijo...

Hola Juan Martín. No tengo nada contra la banda y menos contra Tapia, con quien ya hablé y quedamos bien. La reseña, como expliqué en este texto fue pura y exclusivamente sobre lo que escuché en el disco. Me alegro que a vos te haya gustado como a muchísima gente. Mi opinión es otra, pero no es más que eso: una opinión. Saludos.