miércoles, 1 de agosto de 2012

Poderoso e innovador

El segundo disco de Rick Estrin al frente de los Nightcats es mucho mejor que el anterior, que fue bastante bueno. En Twisted, de 2009, Estrin se despidió de su compañero de siempre, Little Charlie, para probar suerte junto al noruego Kid Andersen. El álbum fue realmente bueno y dejó abierta una puerta a futuro. Kid Andersen luego se sumó al proyecto Raisin’ Hell Revue de Elvin Bishop y al poco tiempo volvió con Estrin para salir de gira –con la que vinieron a la Argentina- y grabar un nuevo álbum para el sello Alligator. One wrong turn es un trabajo impresionante, mucho más consistente y atrevido que el anterior. Un disco poderoso, y en cierta medida innovador, que posiciona a la banda como una de las mejores del blues actual.

La sociedad entre Estrin y Andersen -apoyada por Lorenzo Farrell, en contrabajo, y J. Hansen, en la batería- alcanzó una nueva dimensión creativa. El álbum comienza con D.O.G y la armónica amplificada de Estrin resonando entre los riffs de Andersen, un blues con mucho swing, algo que se repetirá bastante a lo largo de las doce canciones. Luego siguen con Lucky you, puro traqueteo visceral con Estrin cantando como con cierto desapego mientras su armónica surca el contorno del pentagrama. En Callin’ fools bajan un poco los decibeles, con una melodía más medida y un sonido que se balancea entre el blues de los 50 y el groove de Jimmy Smith gracias al aporte de Andersen en el hammond.

Estrin y Andersen en La Trastienda
(I met her on the) Blues cruise tiene una letra irónica y divertida, un ritmo contagioso y un estribillo pegadizo que seguramente se convertirá en el tema que todos les pedirán que toquen en sus shows. Movin’ slow es una balada sensual, que fue concebida para que las parejas la bailen sin pudor. El tema que da nombre al disco, One wrong turn, aporta más humor y más swing, mientras Andersen hace todo tipo de locuras con su guitarra, entre unos coros femeninos muy seductores. En Desperation perspiration encontramos un ritmo más funky, en el que Farrell reemplaza el sonido tradicional del contrabajo para azotar con el pulgar las cuerdas de un bajo eléctrico. Aquí, una vez más, el estribillo entonado por un coro femenino sobresale.

Broke and lonesome es un slow blues, con punzantes solos de guitarra, que por momentos gana en intensidad rítmica para volver enseguida a su estado natural. You ain’t the boss of me es la única que no canta Estrin, sino que lo hace quien la escribió: J. Hansen. Old news es una pieza magistral de Estrin solo con su armónica, en la que logra ese sonido tan característico que adoptó de Sonny Boy Williamson.

El álbum tiene dos instrumentales. Uno es el jazzeado Zonin’ y el otro es The legend of Taco Cobbler, un tema épico escrito por Andersen que es un collage entre Dick Dale, el spaghetti western, el tex mex y el soul de Memphis con algunos riffs clásicos. Un joya de siete minutos, que si bien no tiene mucho que ver con el resto del disco, muestra a la perfección la creatividad de los músicos y lo ensamblada que está la banda. Con ese tema hicieron explotar a los porteños cuando tocaron en La Trastienda el año pasado. Si ese show nos pareció impresionante este disco es la rúbrica de que estos muchachos están haciendo las cosas muy bien.

3 comentarios:

Baires Blues dijo...

Muy bueno por los Nightctas, que placer fue el show en Buenos Aires....uno de los mejores. Abrazo Martin

Anónimo dijo...

Sin dudas una de las mejores bandas de blues del momento. Ojala vuelvan a Bs. As.. El año pasado me rompieron la cabeza. Lo mejor que vi. Saludos .Fernando

Tonysoulman dijo...

Me gusta mucho tu blog. Te invito a pasar por el mío, donde comparto mis discos, canciones o artistas favoritos de música negra... Blues, Soul, Funk, Ska, Reggae, Jazz... incluso Rock & Roll
http://www.escuchateesto.blogspot.com.ar/
te espero!