domingo, 2 de enero de 2011

Mr. Cain

Foto by Traso

Chris Cain es uno de esos guitarristas a los que se llega luego de haber escuchado a muchos otros. No es un músico que aparezca entre los recomendados para empezar a bucear en el blues. Sin embargo, es un gran violero, dueño de un estilo muy personal, que fue moldeado bajo el influjo de Albert King, B.B., Larry Carlton y los maestros de la Costa Oeste, especialmente los que hicieron escuela en el área de San Francisco. Resulta que este buen señor, nacido en la ciudad californiana de San José en 1955, está por venir a la Argentina: desembarcará con su sonido souleado el 19 de marzo en La Trastienda y nosotros tendremos la suerte de presenciar a un artista que nada tiene que envidiarle a Robben Ford, Tommy Castro o Coco Montoya.

Estaba tratando de acordarme cuándo fue la primera vez que escuché a Cain. Creo que era el 95 o 96 y a la disquería Minton’s llegó Somewhere along the way, del sello Blind Pig. Con Guillermo lo escuchamos con atención y placer. Tenía un sonido fresco, más suelto de lo que estábamos acostumbrados a oír por entonces. Había pinceladas jazzísticas en su forma de tocar y su voz era tan suave y natural que atrapaba sin rodeos. Dos años después, de viaje por el norte, me compré Unscheduled flight, su quinto disco, ya para el sello Blue Rock’it. Ese álbum fue la confirmación de que él se convertía en un referente para mí.

En total, Cain tiene ocho discos. Dicen que el mejor es el primero que grabó para Blind Pig, Cuttin’ loose, en 1990. Yo eso no podría afirmarlo. A veces uno se encariña no con lo mejor sino con lo que más le gustó. Ahora, Cain acaba de editar su último trabajo, hace poco, en diciembre. Se llama So many miles. El título tiene sentido. Porque si hay algo que Cain hizo en estos años fue recorrer caminos. Ha tocado en todos lados, de costa a costa en Estados Unidos y muchos países de Europa. Así, fue alimentando su prestigio, al que además le sumó premios: cuatro excelentísimos W.C. Handy. Este hombre, que en marzo animará almas ansiosas de blues, tiene su espacio bien ganado. Chris Cain no es un músico más. Es un abanderado del blues moderno.

2 comentarios:

Paul Citaro dijo...

Excelente Martin! Gran trabajo! Abrazo.

Perro Gorosito dijo...

El miércoles tendré mi entrada!!! Chris Cain Carajo!!!!