viernes, 21 de agosto de 2009

Discos sobre ruedas

Música y autos. La relación es tan directa como sinérgica. El estéreo del coche es tan vital como un buen vehículo para los músicos. Hay cientos de canciones dedicadas a autos y hay muchos músicos que son fierreros declarados. Hay canciones dedicadas a las rutas, a las marcas, a los motores, a un amor fugaz en el asiento trasero, a la necesidad de tener un buen auto para sentirse un verdadero hombre, esto último algo muy común en el blues. Y también hay una amplia galería de tapas de discos en las que los autos son protagonistas absolutos.

ZZ Top – Eliminator (1983). Este disco es un ejemplo de cómo una de las mejores bandas de rock de la historia trata de adaptarse al cambio de década, con MTV como estandarte. Música hip y excelentes temas -Gimme all your lovin' y Sharp dressed man- que representan como ZZ Top adaptó su boogie y blues caliente de los setenta en un poderoso sonido rockero ochentoso. En la portada está el dibujo de uno de los autos más famosos del rock: un Ford Coupe 1933. Yo sé que no tiene mucho que ver, pero cuando veo un Cruiser en la calle me acuerdo de la tapa de este disco.

The Nighthawks – Ten years live (1982). Un año antes de que ZZ Top grabara Eliminator, la banda de blues de Washington editó este disco en vivo para celebrar sus diez años. En la tapa del álbum tenemos un verdadero american classic, un Cadillac Deville, posiblemente modelo 65 o 66. Si no escucharon nunca a los Nighthawks se los recomiendo: el guitarrista Jimmy Thackery y Mark Wenner hacían una buena dupla. Ojo que Thackery se fue y la banda siguió sin él. Así que si consiguen algún disco de la banda traten de que sea de la primera época.

Aerosmith – Pump (1989). Un muy buen disco de la banda de Steven Tyler, con grandes canciones como Janie’s got a gun, Love in an elevator y What it takes. La tapa es otro clásico: dos camionetas de los cincuenta, calculo, como si fueran animales fornicando. La verdad no tengo la menor idea de que marca son. Le pregunté a mi amigo Brutus DK y me respondió lo siguiente: “No encuentro que pickups son. Parecen Chevrolet, pero estuve viendo los diferentes modelos y no encuentro una igual. Y de Ford no parecen ser”. Así que si alguien sabe, que chifle…

Bill Wyman's Rhythm Kings – Double Bill (2001). Uno de los tantos discos que Wyman editó luego de irse de los Rolling Stones. La verdad que es un disco doble con muchas canciones. No es un álbum muy pretencioso, por el contrario es bastante chato, pero bien rockero y cuando digo rockero, me refiero al rock clásico más cercano a los años cincuenta. Tiene algunos temas buenos y unas participaciones interesantes como las de George Harrison, Albert Lee y Georgie Fame. La tapa la ilustra una pick-up Chevrolet 1951, abandonada a su suerte en algún campo perdido, vaya a saber uno dónde.

Delaney & Bonnie & Friends with Eric Clapton – On tour (1970). Este disco los Bramlett es un clásico absoluto. La fusión del rock sureño de los Estados Unidos con el purismo del blues inglés de Clapton. En parte, y gracias al núcleo de la banda –Carl Radle, Bobby Keys, Bobby Whitlock, Dave Mason-, este álbum podría considerarse el antecesor de dos obras cumbres del rock: Layla and other assorted love songs, de Derek & the Dominoes y All things must pass, de George Harrison. En la portada se ve un coche aparcado en el medio del desierto que parece ser un Rolls Royce.

Neil Young – Trans (1983). Posiblemente sea el peor disco de Neil Young. Mucho sintetizador, muchos efectos y muy poco atractivo. Young intentó aggiornarse a los nuevos cambios, pero su elección no fue acertada como sí la de ZZ Top con Eliminator. El dibujo de la tapa quiere, de alguna forma, reflejar lo que Neil Young pensaba en aquél momento: para un lado un viejo ¿Chevrolet? que respresentaría al viejo rock and roll y para el otro un moderno ¿Lamborghini? que simbolizararía el progreso musical. Por suerte a Neil Young esta etapa errante le duró unos pocos años y después retomó el rumbo.

Chet Baker Quartet – Plays Standards (1955). Chet Baker fue un notable trompetista y un gran cantante que tuvo una vida repleta de excesos y murió en Amsterdam, en 1988, al caer de la habitación del hotel en el que se alojaba. Había consumido cocaína y heroína. A mediados de los cincuenta grabó en París este disco formidable, sutil, pleno, conmovedor. Fue editado finalmente por el sello Gitanes en 2002:es por eso que el auto que se ve en la tapa es Chevrolet Bel Air de 1957. Supongo que para los fans de esa marca ese coche es todo una reliquia.

Hot Tuna – Burgers (1972). Otro Rolls Royce, símbolo de status en una época. Muy típico en el rock: cuando una banda se convertía en un conglomerado de estrellas, pasaban a vestirse bien, a romper cosas en los hoteles, tomar champagne francés y a viajar en autos caros. Hot Tuna fue un desprendimiento de Jefferson Airplane, encabezado por Jack Cassidy y Jorma Kaukonen. Empezó como una banda de blues acústico y tradicional y fue levemente modificando su estructura y repertorio, pero sin dejar de lado sus raíces. Nunca llegaron a ser mega estrellas y tal vez la tapa juega un poco con eso.

Calexico – The Black Light (1998). La primera vez que escuché a Calexico fue gracias al Mono Angelotti y Rodrigo Rojas cuando compartíamos horas, escritorios, clarines y frecuencias web. Es una banda muy interesante originaria de Arizona que ha creado un sonido muy distintivo con producciones de alto vuelo. En este disco hay coqueteos con el latin jazz, con el mariachi y pinceladas country por el sonido de la pedal steel. En la portada aparece lo que parece ser un Chevy. Según Brutus Dk es un Nova del 70, aunque estuve googleando y ese modelo me aparece con sólo un foco de luz de cada lado, mientras que el del dibujo tiene dos.

Percy Mayfield with the Phillip Walker Blues Band – Hit the road again (1982). Este disco es una verdadera joya. La voz insuperablePercy Mayfield y la banda de Phillip Walker detrás, tocando diez temas mágicos, muchos slow blues y algunos shuffles moderados. Las canciones son todas de Mayfield y se destacan River’s invitation, The highway is like a woman y My jug and I. En la tapa hay una foto recortada de un viejo Pontiac del cincuenta.

DONT' DRINK AND DRIVE

4 comentarios:

C. Boya dijo...

SMOKE AND FLY

el que sabe, sabe; y el que no, tiene un blog dijo...

Parece que la cosa no rueda.

Veronica Ocvirk dijo...

Me acuerdo de que la única vez que me puse a taradear con un programa de edición de tapas de discos elegí una foto de un auto de Cuba, muy onda 50's. Qué loco. Gran post!

Gustavo dijo...

Te hago una observación importante: Curtis Mayfield no era el hijo de Percy. Su padre lo abandonó de pequeño y no tenía NADA que ver que uno de los mejores compositores del Blues de todos los tiempors ( Hit the road Jack, Please send me someone to love! )
Atte.
Gustavo Rozenberg