jueves, 9 de julio de 2009

Blues movies

Cadillac Records (2008). Acá tenemos la historia de la creación, apogeo y caída de Chess Records, que es más o menos lo mismo que el auge del blues de Chicago de principios de los cincuenta y el nacimiento del rock and roll. La película está narrada por un actor que hace de Willie Dixon y los protagonistas son Leonard Chess (Adrien Brody) y Muddy Waters (Jeffrey Wright). Está muy bien Eamonn Walker, que interpreta a Howlin’ Wolf. Y Beyoncé se dio el gusto de hacer de Etta James y cantar I rather go blind y At last. El guión tiene esos adornos y clichés de Hollywood y tiene algunos baches: es increíble que no se los mencione a Bo Diddley, Sonny Boy o Buddy Guy en toda la película. Pero al margen de esos detalles, es muy llevadera y la música es muy buena.

O brother, where art thou? (2000). Una adaptación de la Odisea de Homero ambientada en el sur profundo y racista de los Estados Unidos de los años treinta. El sonido de las piedras molidas por los picos, la dura labor de los presos y esos aullidos dolorosos en clave de worksong. La fuga. La epopeya. Todo grotesco y tragicómico. La estética y el relato que imponen los hermanos Cohen es excelente. La música acompaña mucho. Hay un personaje muy interesante, el bluesman errante, Tommy Johnson, interpretado por el guitarrista Chris Thomas King. George Clooney John Turturro se comen la película.

Honeydripper (2007). El Honeydripper es un bar, un juke joint de la Alabama rural, donde se respira blues y los pocos clientes, con sus dedos con cayos por el algodón, beben whisky clandestino. Pero las deudas aquejan a su dueño y, para tratar de ganar algo de dinero, anuncia que Guitar Sam, un reconocido guitarrista, se presentará a tocar. Eso nunca sucede y entonces el dueño del bar inventa a su propio Guitar Sam. Eso era muy típico con los músicos de blues antes de los años sesenta. Las precarias comunicaciones facilitaban esos engaños. Músicos que se presentaban en ciudades o pueblos haciéndose pasar por alguno más famoso. Los protagonistas son Danny Glover (el dueño del bar), Charles S. Dutton (su empleado y amigo) y Gary Clark Jr. (el falso Guitar Sam).

Black snake moan (2006). Esta es una película rara con un guión bastante retorcido. El escenario es el Mississippì rural. Lazarius (Samuel L. Jackson) es un músico en retirada que se acaba de separar de su esposa y que salva de la muerte a una joven, Rae (Christina Ricci), luego de que un hombre la violara y le diera una paliza brutal. Lazarius cuida a Rae, pegan onda, pero una onda perversa y cariñosa a la vez. El la inicia en el mundo del blues y el novio de Rae (Justin Timberlake) confunde las cosas y se pudre todo, un poco más. Pero en esos blues, tal vez, está lo mejor de la película con Samuel L. Jackson interpretando Just like a bird without a feather, Stackolee y Alicia Mae. También hay temas de R.L. Burnside, Mississippi All Stars y The Black Keys. Vale la aclaración: esta película no es tan llevadera como las anteriores.

Crossroads (1986). Esta es la blues movie por excelencia. Un joven amante de los doce compases (Ralph Macchio) viaja al Mississippi en busca de la melodía perdida de Robert Johnson. Para eso rescata de un geriátrico a Willie Brown (Joe Seneca), un viejo músico de blues que conoció a Johnson, y lo lleva con él. En el camino conocen a una chica rebelde (Jami Gertz) que se suma a la travesía. Entonces el Diablo mete la cola. Sale a la luz el antiguo pacto que había hecho con la encrucijada de caminos con Willie Brown. En esta fábula el mito se vuelve realidad. El tiempo se acaba para Willie Brown, pero el Diablo le da una oportunidad. Ese memorable duelo final de guitarras que define la historia, con Steve Vai y Ralph Macchio (en realidad todas las interpretaciones de” Karate Kid” son de Ry Cooder). Memorable. Creo que esta la vi una docena de veces. Gran película.

The Blues Brothers (1980). Qué puedo decir de esta peli. The Blues Brothers, como leí en un blog de cine, es un clásico permanente. El eterno Jim Belushi y su socio Dan Aykroyd surgieron de Saturday Night Live y llegaron al cine con esta épica burlona cuya música trascendió fronteras y décadas. Toda la película, dirigida por John Landis, es un desfile de grandes músicos: John Lee Hooker, Aretha Franklin, James Brown, Ray Charles, Matt "Guitar" Murphy, Steve Cropper. Si todavía no la viste, la verdad, no sé qué estás esperando. Varios años después se estrenó The Blues Brothers 2000, con John Goodman en lugar de Belushi. Claro que la secuela no es tan buena, pero la música está muy bien.

3 comentarios:

Maxi! dijo...

Me encantó Cadillac Records y sobre O Brother! diré que la odié la primera vez que la ví y la he ido apreciando hasta adorarla en la actualidad. Su música es una de las más vendidas en amazon.

margok dijo...

Hola Martín! Vos sabés que a Pepins le gustó muchísimo la música de O Brother, me dijo Claudia que no paraba de bailar.

Clau dijo...

excelente! yo habia visto cadillac records y crossroads que son como las mas conocidas!. Pero ahora creo que tengo mi fin de semana copado pa deleitarme de mas moviesblues :)