lunes, 4 de junio de 2012

Lanzamientos

Lil’ Ed & The Blues Imperials – Jump start. El sobrino del legendario J.B. Hutto acaba de lanzar su octavo disco para el sello Alligator con la misma fórmula de siempre, pero con todas canciones nuevas. Lil’ Ed Williams está acompañado por sus enérgicos Blues Imperials: Michael Garrett (guitarra), James "Pookie" Young (bajo) y Kelly Littleton (batería), más la participación en algunos temas de Marty Sammon en teclados. La banda se mantiene fiel a su estilo: interpretaciones sin respiro con uno de los slides más punzantes de toda la escena de Chicago. Además de la herencia de su tío, Lil Ed’ reúne lo mejor de otros dos históricos en eso de hacer deslizar un cilindro metálico por las cuerdas, Elmore James y Hound Dog Taylor. Y también se caracteriza por hacer bailar a la gente con sus blues festivos. Jump start es un gran disco para sumar a la colección o para aquellos que nunca lo escucharon puedan empezar a disfrutarlo. 

Anders Osborne – Black eye galaxy. Este es otro disco editado por Alligator pero que nada tiene que ver con el de Lil ed’. Osborne, un sueco que adoptó Nueva Orleans como su hogar, es un obsesivo de la innovación, pero que respeta a rajatabla el influjo de la ciudad creciente. Aquí descolla con algunos temas de máxima potencia, como Send me a friend, donde su guitarra cobra cierta impronta electro-espacial. En Mind of a junkie, Osborne baja un poco las revoluciones con una melodía melancólica y un estribillo de esos que es difícil olvidar. Lean on me/believe in you es otra hermosa canción y en When will I see you again? Sorprende con una instrumentación parecida a la de los Crazy Horse de Neil Young. Pero sin dudas los mejores temas son el que da el nombre al álbum, Dancing in the wind, y la mística Higher ground, que compuso junto a Henry Butler y que tiene unos fabulosos arreglos de cuerdas.

Justin Townes Earle - Nothing's gonna change the way you feel about me. En su disco anterior, Harlem river blues, el hijo de Steve Earle empezó a recorrer una muy senda personal. Ahora, con este disco, ratifica ese camino y deja de manifiesto como lo seduce el sonido de Memphis. El blues está presente y parece que él no se alejará de esa dirección. Memphis in the rain es una de las canciones más bonitas del álbum. Pero hay un par de blues acústicos que demuestran como las influencias sureñas impactan en su música: So different blues y Automobile blues. Todos los temas fueron compuestos por él, aunque también se notan resabios del sonido de Johnny Cash en su forma de encarar las canciones. Las letras de sus temas son sofisticadas y muy personales. Justin, cuyo segundo nombre es en honor a Townes Van Zandt, es uno de los músicos que dará que hablar en el futuro porque realmente tiene con qué.