jueves, 7 de junio de 2012

Cada día canta mejor

Las comparaciones con las sesiones que grabó Johnny Cash en sus últimos años de vida, que fueron producidas por Rick Rubin y que se llamaron American Recordings, son inevitables. En Spirit in the room, el cantante galés logra un sonido despojado, auténtico y muy orgánico. Luego de su fabuloso Praise & blame, de 2010, en el que desembarcó completamente en el terreno de blues, ahora optó por adentrarse aún más en el sonido más puro de la música folclórica estadounidense. De todas maneras, algunas las canciones que eligió para este disco -no todas, claro- son más contemporáneas, pero las interpreta con una solvencia espiritual majestuosa y una voz que cada día suena mejor. Olvídense de What's new pussycat? o Sex Bomb y prepárense para escuchar uno de los mejores discos del año.

Tom Jones abre con una notable versión de Tower of song, de Leonard Cohen, donde ironiza sobre haber nacido con una voz de oro, y después se zambulle en temas de Paul McCarteny, Paul Simon, Tom Waits y Richard & Linda Thompson. Pero sin dudas su mejor interpretación es la de The Soul of a man, el clásico que Blind Willie Johnson grabó hace más de 80 años. Y sorprende con un inspirado cover de Travelin’s shoes, que pertenece a la olvidada artista folk Vera Hall Ward, y que suena como si Jones lo cantara sentado en el porche de una casa del Mississippi.

También se embarca en una hipnótica versión de All blues hail Mary, de Joe Henry, y en una animada Hit or miss, de Odetta. Ethan Johns, que el año pasado recibió el Brit Award al mejor productor del año, hizo un trabajo sensacional con este disco. No sólo por como moldeó las canciones, o por como priorizó la voz de Tom Jones, sino también por la elección de músicos de sesión de primer nivel, sin mucho cartel, que aportaron la cuota justa entre pasión y técnica.

El disco original tiene diez canciones, pero hay una edición deluxe que tiene cuatro bonus tracks. Uno es el lisérgico Just dropped in, de Kenny Rogers, que se popularizó con la banda de sonido de la película El Gran Lebowski. Las otras son Lone Pilgrim, un tema que rescató Bob Dylan para su disco World gone wrong; When the deal goes down, que Dylan grabó para su álbum Modern Times; y una versión editada para la radio de Hit or miss. Un disco de grandes canciones cantadas por uno de los mejores vocalistas del mundo. Imposible pasarlo por alto.

 

4 comentarios:

Sinuhe, el que es... dijo...

Estimado Martin:

Muy agradecido por esta recomendación. Porque a veces hay lanzamientos que uno espera desde siempre, sabiendo que hay artistas que difícilmente habrán de defraudarte, y que ante tanta información dando vueltas, quedan desapercibidas.
Con perdón de Sinatra... siempre creí que Tom Jones merece el apodo de "La Voz".

Saludos!!

Rafa dijo...

discazo tremendo. Hace años odiaba a este hombre, no podia con sus canciones tipicas, en cambio ahora me vuela la cabeza!!! un abrazo,

Martín Sassone dijo...

Rafa, yo escucho Tom Jones de costado desde que era niño, ya que mi padre siempre fue un seguidor suyo. Pero tampoco me convencía, cuando lo escuché junto a Van Morrisony Jeff Beck, para la película de Scorsese dije "cómo canta blues este loco". Y sus últimos dos discos son impresionantes.

Daro dijo...

Yo también escucho a tom jones desde siempre por mi viejo..que me lo presento..asi como me presento a wilson picket.ha hecho versiones de clasicos de soul, de canciones de los beatles, rock and roll,standards de jazz como nadie..es uno de los cantantes mas completos de la historia para mi..muy buena la recomendación.voy a intentar conseguirlo asi lo escucho..un abrazoo grande!!