viernes, 26 de agosto de 2011

Mucho más que un tributo

Steve Cropper no es un nombre menor en la historia de la música. Fue el guitarrista de Booker T & The MG’s, tocó junto a Otis Redding, Sam & Dave y Wilson Pickett, y se hizo famoso con la película de los Blues Brothers, grupo en el que todavía sigue tocando pese a las múltiples bajas sufridas a lo largo de los últimos treinta años. Su nombre está emparentado con el sello Stax y la época más creativa de la música soul. Ahora acaba de sacar un disco brillante: un homenaje a la banda que más lo influenció en su juventud, The 5 Royales.

Dedicated es un álbum que tiene una producción exquisita, muy buenas interpretaciones y un listado de músicos invitados de lujo: B.B. King, Lucinda Williams, Steve Winwood, Brian May, Shemeika Copeland, Delbert McClinton, John Popper, Sharon Jones y Bettye LaVette. Pero además, Cropper se rodeó de una banda muy sólida conformada por Buddy Miller (guitarra), Sponner Oldham (teclados), Steve Ferrone (batería) y David Hood (bajo), además de Neal Sugarman y John Tiven en los vientos.

The 5 Royales fue una banda que no trascendió en el tiempo, pero en su momento tuvo una importancia significativa en el salto creativo e interpretativo que hubo del R&B de los cincuenta al soul propiamente dicho. La banda tuvo siete temas en el top ten de los charts entre 1952 y 1953. Algunos de sus temas fueron popularizados tiempo después por otros artistas: James Brown y Aretha Franklin versionaron Think, Ray Charles hizo lo propio con Tell the truth y The Mamas and The Papas con Dedicated to the one I love. Steve Cropper contó en varias entrevistas que lo que más lo marcó de los 5 Royales fue su guitarrista, Lowman Pauling.

La guitarra de Cropper suena majestuosa desde el primer acorde en Thirty second lover, en el que el cantante inglés Steve Winwood da rienda suelta a su costado más soulero. Uno de los puntos más altos del disco es cuando B.B. King y su Lucille toman las riendas de Baby don't do it y comparte la letra junto a Shemeika Copeland, la mejor cantante de blues actual, según las palabras del propio Cropper. Dedicated to the one I love también es formidable gracias al dueto de Winwood y Lucinda Williams. Y la versión instrumental de Think suena como si los MG’s estuvieran en plena vigencia. Dedicated es mucho más que un tributo. Es la revalorización histórica de un grupo que hace 60 años fue el puente entre los sonidos del ayer y la música de hoy.

2 comentarios:

Mariano Jorge Slaimen dijo...

Martin, Que bueno que esta Malbec 6 Blues!

salva dijo...

fabuloso !
esta por ahi la letra de
"thirty second lover" ?
gracias !