martes, 7 de junio de 2011

Aluvión de lanzamientos (parte I)

Ben Harper - Give till it's gone. Una vez más Ben Harper logra una mixture exquisita de estilos. En apenas once canciones lía funk, rock, blues, folk, soul, psicodelia y una pizca de reggae. El disco es un poco menos furioso que su predecesor de estudio, White lies for dark times, pero tiene el espíritu libre que caracteriza a la música de Harper. Hay un par de sorpresas: Ringo Starr suma su experiencia en la batería en dos temas que co escribió junto a Harper (Spilling faith y Get there from here) y Jackson Brownie aporta sus armonías vocales en Pray that our love sees the dawn. Harper además rinde una especie de tributo a Neil Young con Rock and rol is free. Con este nuevo disco Ben Harper confirma varias cosas: que es un excelente compositor, que no se lo puede encasillar en ningún género y que, pese a su gran momento, sigue teniendo una proyección a futuro muy auspiciosa.

Ray Manzarek & Roy Rogers – Translucent blues. El sonido del teclado de Ray Manzarek tiene una mística especial que ha vencido al paso del tiempo. Día tras día, miles de chicos siguen descubriendo la música de los Doors, que todavía se presenta como un símbolo del encantamiento entre el rock, la poseía y la vida al límite. Claro que lo de Manzarek terminó siendo muy diferente a lo de Jim Morrison. Al segundo se lo consumió la época, las drogas, la fama y su propia personalidad. Manzarek, por el contrario, eligió el camino largo, y a 40 años de la muerte de Morrison sigue tocando con la misma pasión que antes. Como lo hizo en 2008 con Ballads before the rain, volvió a asociarse con el maestro del slide Roy Rogers, sólo que esta vez para el sello Blind Pig. Más allá de que lleve la palabra blues en el título, el concepto de Translucent es mucho más amplio: es una especie de adaptación moderna de los Doors, donde el sonido del teclado y la guitarra se combinan de manera muy natural, al igual que las voces de ambos protagonistas.

Samantha Fish, Cassie Taylor & Dani Wilde. Girls with guitars. Ruf Records reunió a tres chicas jóvenes, que representan la nueva sangre del blues para lanzar un álbum explosivo. La guitarrista inglesa Dani Wilde, la rubia de Kansas Samantha Fish y la hija de Otis Taylor, Cassie, combinaron sus talentos y el resultado es un disco de blues rock aguerrido y con mucha vitalidad. Las tres están tratando de ganarse un lugar en la escena musical y este trabajo seguramente les abrirá varias puertas. El disco tiene doce temas. Diez son composiciones de las chicas y hay dos covers: Bitch, de los Rolling Stones, y Jet airliner, de Steve Miller. Girls with guitars es una descarga eléctrica que sólo se desenchufa cuando Dani Wilde interpreta Reason to stay con una dobro. Las chicas tienen el blues y con este disco lo demuestran.

Jackson Taylor & The Sinners – Let the bad times roll. Llegué a este disco gracias al blog Rockland. Coincido en un 100 por ciento con las palabras de su autor: “Este disco que nos ocupa hoy le encantará a todo amante de sonidos country-rock con un toque canalla, al estilo de Steve Earle en sus primeras obras con The Dukes, por citar una referencia conocida, aunque me imagino que la principal influencia de Taylor es el legendario Waylon Jennings (…)Un disco que sería una perfecta banda sonora para transportarte a esas largas e interminables carreteras polvorientas del medio oeste americano (…)”. Y creo que es así como el amigo lo reseña: un forajido que lleva un tatuaje de Elvis en uno de sus brazos y que de su guitarra emana unos solos profundos que tienen sus raíces en lo más profundo del corazón de Nashville.

Raphael Saadiq – Stone rollin’. Basta escuchar el tema que da nombre al disco para darse cuenta de que Raphael Saadiq es un soulman de pura cepa. Su música conjuga el legado de Sly & The Family Stone, los Ohio Players y Earth, Wind & Fire. Saadiq nació en Oakland, California, en 1966. A fines de los ochenta, junto a su hermano y su primo, formó el grupo de R&B y neo soul Tony! Toni! Toné, que fue muy popular en la Costa Oeste. A fines de los noventa se sumó al súper grupo de hip hop y urban soul, Lucy Pearl, y en 2003 una de sus canciones grabadas por D’Angelo ganó un grammy. Su carrera solista, que comenzó en 2002, despegó definitivamente en 2008 cuando firmó para el sello Columbia y grabó The way I see it. Con Stone rollin’ se consolida como uno de los máximos exponentes de la nueva oleada del soul.