lunes, 7 de febrero de 2011

Adiós

Leo con profunda tristeza que Gary Moore murió en un hotel de la ciudad de Málaga. Apenas tenía 58 años, pero dejó un legado inmenso en el mundo de la música, especialmente para los bluseros. Quién no esuchó sus discos a mediados de los noventa. Gary Moore tomó la posta de su compatriota irlandés Rory Gallagher y, gracias al impulso de Stevie Ray Vaughan, logró posicionar su estilo furioso y personal. Todos aquellos que escuchamos blues desde hace casi dos décadas no podemos negar que su influencia fue formidable. Se fue un guitarrista enorme, que más allá de su hit Still got the blues, dejó un puñado de discos magistrales que siguen siendo un buen inicio para los que quieren empezar a escuchar blues.


5 comentarios:

Maxi! dijo...

Suscribo punto por punto esta entrada. Hoy me lo pase, yo que soy más popero que nada, escuchando todo el día su música.

Claudio dijo...

No sabes cuanto me dolió su muerte...será porque el tipo hizo lo que ningún rockero pudo: llevar el blues a los estadios, si independiente que su estilo sea de tu agrado, hay que reconocer que el aporte en la masificación del género alrededor del mundo es invaluable...grande Gary Moore!!!

Ulises Beppo dijo...

gary moorió

Claudia Cipollone dijo...

RIP great one.

Fernando Casabonne dijo...

bajón...era muy sólido. Debe estar repitiendo el duelo con Albert Collins en el cielo.