martes, 2 de febrero de 2010

Chile y el buen vivir

No les voy a hablar de la música chilena. Ni de Víctor Jara, Los Tres o Violeta Parra. Porque en el reproductor de MP3 llevo lo mismo de siempre, lo que me gusta: Buddy Guy, Harry Manx, Earl Hooker, Los Beatles, Neil Young, Johnny Cash. Voy a hablar de la comida chilena y de sus ricos vinos y cervezas, porque tengo la panza llena y feliz...

Por la tarde, una hora después de haber llegado a Santiago, Oscar y Carola -dos anfitriones de lujo- me agasajaron en su hermosa casa de Ñuñoa con una selección de frutos secos, aceiutnas negras y degustación de cervezas artesanales del sur de Chile. Por la noche fuimos a un restaurante peruano/chileno y cené unos chicharrones de mariscos, primero, y un arroz con mariscos, cilantro y pimientos norteños, después. Si bien evité el pisco sour del comienzo, no le dije que “no” al Carménère que eligió el amigo Oscar.

Al mediodía siguiente apareció la reina de este lado de la cordillera: se llama Palta y es cremosa y suave. Rellena con atún y huevo, sobre un colchón de rodajas de tomates, con un toque de aceite de oliva, fue algo fresco y sublime. A la noche, y luego de una obra de teatro al aire libre que se extendió más de lo que pensábamos, hicimos una picada de quesos, sabrosa y variada, con un Marqués de Casa Concha que aportó Oscar y un Salentein Malbec que le regalé yo.

El domingo me vine para Algarrobo, sobre la costa del Pacífico y al sur de Valparaíso. Y aquí empezó un verdadero raid marisqueril comandado por las Machas a la parmesana. También probé los Locos y el Congrio a la mantequilla. Puta, huevón… estaba exquisito. Todavía me quedan un par de días más. Tengo en mente el Pastel de Jaiva, los Ostiones y otras delicias.

Como siempre pasa cuando uno viaja (o mejor dicho cuando yo viajo) los intestinos piden a veces un respiro. Por suerte aquí pedir pollo con arroz blanco no es nada exótico. Hoy al mediodía almorcé una pechuguita carnosa, con una costra de sal gruesa y orégano para relamerse. Esto sigue. Habrá más tintos y cervezas, más frutos de mar en este paraíso vecino del buen vivir.

/////Random rockero del MP3: 1- For no one (The Beatles); 2- Still the same (Rod Stewart); 3- My wife (The Who); 4- On and on and on (Wilco); 5- Dr. Robert (The Beatles); 6 - The world suicide (Ben Harper); 7- Cold roses (Ryan Adams); 8- Hate Christmas (The Resentments); 9- I feel a change comin' (Bob Dylan); 10- The last place that love lives (The Black Crowes)/////

4 comentarios:

Verónica Ocvirk dijo...

Manso carrete.

Oscar Olaran dijo...

Amigo Sassone...gracias por las bellas palabras dedicadas a esta tierra y a sus bondades...Estamos muy felices que estés por este lado de los Andes...esta es tu casa...SALUD !!!

Victoria Ibarra dijo...

Carrete... que buena palabra! deberiamos importarla. Con Juli la usamos sin parar... eso si, cuando hay tiempo para carrete.

Victoria Durán dijo...

Me encantó