martes, 25 de octubre de 2016

Los blues de Broke & Hungry

L.C. Ulmer, Jeff Konkel y Pat Thomas. Foto Lou Bopp.

Broke & Hungry es un sello discográfico independiente cuyo objetivo es preservar, promover y documentar la tradición del blues del Mississippi. Fue creado en 2005 por Jeff Konkel, tiene su base en la ciudad de St. Louis, Missouri, y editó su primer disco en abril de 2006. Desde entonces, Konkel grabó a algunos de los más importantes sobrevivientes del blues del Mississippi como Big T Williams, Terry "Harmonica" Bean, Pat Thomas y Odell Harris, entre otros. Pero además de discos, Konkell produjo los documentales M For Mississippi: A roadtrip through the birth of blues y We juke up in here, así como la serie de tevé Moonshine and mojo hands, que a su vez protagonizó junto a Roger Stolle, promotor de Cat Head Delta Blues & Folk Art, y en la que entrevistaron a músicos como Super Chikan Johnson, Jimbo Mathus, R.L. Boyce, Leo Bud Welch, y Robert “Bilbo” Walker.

Aquí tres discos que sintetizan la música y el espíritu de Broke & Hungry:

Robert Lee "Lil' Poochie" Watson & Hezekiah Early - Natchez burnin'. Es el más reciente de los discos del sello. El dúo tiene su base en la ciudad de Natchez, al sur del estado de Mississippi y cercana a Louisiana, y es por eso que su zona de influencia es toda esa región donde hay más pantanos que campos de algodón. Watson toca la guitarra y canta, mientras que Early acompaña desde la batería, la armónica y, a veces, con una rudimentaria guitarra que hizo él mismo. La música de ambos combina blues del Delta, R&B de Nueva Orleans y un rock and roll muy primario. El repertorio está compuesto por temas propios y algunos covers que no representan el cancionero del blues más puro del Mississippi como Just a little bit, de Rosco Gordon; My girl Josephine, de Fats Domino; Flip, flop and fly, de Big Joe Turner; I feel so bad, de Chuck Willis; y Somebody changed the lock, de Louis Jordan. Con todo, Lil Poochie y Hezekiah Early encarnan la esencia misma del Mississippi, tocando un blues crudo y sin edulcorar, que esta producción de Konkel supo rescatar.

Jimmy "Duck" Holmes - Back to Bentonia. El máximo exponente actual del blues de Bentonia, heredero del legendario Skip James, participó en sesiones de grabación durante los setentas, algunas producidas por Alan Lomax, pero éste, su primer disco, recién apareció en 2006 y dio inicio a la saga discografía de Broke & Hungry. Aquí, Holmes interpreta 11 canciones que están entre lo mejor del blues de Mississippi de la última década. En algunas aparece solo con guitarra acústica y en otras toca una eléctrica mientras Sam Carr lo acompaña en batería y, ocasionalmente, se suma Bud Spires en armónica. De una u otra forma, Holmes llega directo al alma con un sonido único, que nos transporta a un ambiente bucólico y despojado. La grabación es una especia de trascripción del hombre negro tocando sus blues en el porche de su casa o en su pequeño y precario juke joint. El álbum comienza con uno de los temas más emblemáticos de esa región, I'd rather be the Devil, pero no es el único de Skip James, ya que también interpreta Hard Time killing floor blues (aquí llamada solo Hard times). El primer disco de Broke & Hungry es blues en estado puro y una pieza de colección.

Varios artistas - Mistakes were made. Este álbum doble editado en 2011 es una joya por donde se lo mire. Desde el subtítulo de la portada para justificar "los errores cometidos" –“Cinco años de blues crudo, hígados dañados y dudosas decisiones comerciales”- hasta la edición y el contenido son una muestra acabada del la música autóctona a la que apunta Broke & Hungry. El álbum tiene lo mejor de cada artista de los discos previamente editados más algunas grabaciones inéditas. A los más conocidos como Duck Holmes, Terry "Harmonica" Bean y T-Model Ford se le suman L.C. Ulmer, Pat Thomas, Odell Harris, Big T Williams, R.L. Boyce, Wesley "Junebug" Jefferson y Bill Abel. También hay un par de canciones del misterioso Mississippi Marvel, cuya identidad Konkel nunca reveló debido a que, según explico, era diácono de una iglesia y su comunidad nunca hubiera aceptado que tocara blues. Todos ellos representan la cultura más profunda del Mississippi rural y son el nexo con los bluesmen de antaño, la continuidad de Charley Patton, Fred McDowell, R.L. Burnside y James "Son" Thomas.


                                         “I’m broke ... and I’m hungry / Ragged and dirty, too ...
                                         But if I clean up, pretty mama / Can I stay all night with you?”



1 comentario:

Fernando Toral dijo...

Quijotesco esfuerzo el de Jeff Konkel por preservar lo poco de auténtico que le queda al blues actual. Algo parecido ha hecho Roger Stolle, que montó su negocio en Clarksdale y desde allí promueve el blues de la región.

¡Gracias por difundirlos!