sábado, 22 de mayo de 2010

Diamante en bruto

Anders Osborne nació en Suecia en 1966. Hijo de un baterista de jazz, empezó a escuchar música desde muy chico. Primero los singer/songwriters de los sesenta para después, ya de más grande, inclinarse por el blues. Luego de peregrinar por un tiempo, a los 24 años se instaló en Nueva Orleans donde desarrolló su estilo, o sus estilos. Porque Anders Osborne es un músico fantástico y versátil, es las dos caras de una moneda. Es un compositor exquisito que puede sonar melodioso, sentido, acústico, reflexivo y a la vez cool, como lo demostró en su disco anterior, Coming Down (2007); o más rockero y funky, furioso y a la vez galante, pantanoso y urbano. Lo nuevo de Osborne, American Pachtwork, es un álbum redondo, repleto de canciones magníficas. Empieza con el tema On the road to Charlie Parker, que habla de cómo la heroína puede destruir a un genio. Y después sigue con mucha guitarra al frente en Echoes of my sins. Got your heart es una mixtura de reggae y el espíritu de Bourbon Street. Killing each other es puro rock. Darkness at the bottom es down home blues bien eléctrico. Este es su primer disco para el sello Alligator y seguramente hará que mucha más gente lo conozca. Anders Osborne es el diamante en bruto del sur. Su música es fruto de la experiencia humana ante una catástrofe, como la estela de destrucción que dejó el huracán Katrina. Con esa tragedia él encontró el camino de su inspiración. Este puede ser uno de los mejores discos del año.

No hay comentarios: