viernes, 9 de abril de 2010

Groovin' in Dublin


Llegué a Dublin sobre las seis de la tarde luego de un viaje que fue más largo de lo esperado. Tomé un bus hasta el alojamiento que tenía reservado, hice el check in, subí a la habitación, me acicalé y me fui volando. Es que en algún punto de la ciudad, una ciudad completamente extraña para mí, en el Teatro Olympia, tocaba John Butler Trio. Pregunté cómo ir y tomé otro bus. Con un mapa y apenas una hora en la ciudad conseguí llegar.

El Olympia es un teatro muy pintoresco que tiene 200 años y está sobre Dame Street a espaldas de Temple Bar, una zona muy conocida de Dublin por los pubs y la movida nocturna. En la puerta del teatro había gente haciendo la fila para entrar. Fui entusiasmado a la boletería y pedí una entrada. “Sorry sir. Sold out”, me dijo seco el boletero. Fue un golpazo de knock out. Quedé desconcertado. Salí a la calle como un zombie, tratando de entender cómo no había reservado la entrada por Internet. Se ve que un tipo gordo, con pinta de asesino serial, me vio mi cara de desazón y me encaró. “Do you need tickets?”, me preguntó. Ahhh, los malditos revendedores. Tan odiados y necesarios, como los dealers para los adictos. Cuánto, pregunté. Me respondió: “50 euros”, 17 más de lo que costaba en realidad. Los pagué sin dudarlo y dos minutos más tarde estaba adentro del teatro en una ubicación bastante aceptable: la cuarta fila de la segunda bandeja.

A las 8 subió al escenario Mama Kin, una cantante australiana que abrirá los shows de la gira europea de John Butler en el marco de la presentación de su nuevo disco, April Uprising. El show de Mama Kin duró 45 minutos, fue muy agradable y dejó el escenario para darle paso a la estrella de la noche. A John Butler lo descubrí de casulidad hace tres años en París. Estaba presentando su disco Grand National en la disquería Virgin de los Champs-Élysées y me impactó su onda y su música.

Hay noches que son buenas. Otras malas. Algunas son excelentes y otras un desastre. Se alternan y, tanto unas como otras, son frecuentes. Pero noches mágicas hay pocas. Y así fue la noche de ayer. No sé si fueron los duendes, la cerveza Guiness o qué, pero las dos horas que duró el show quedarán por siempre grabadas en mi memoria.

Hello Dublin. We are the John Butler Trio and we come in the name of freedom and respect”. Desde ese momento hasta el final del show el público estuvo en llamas. Butler, que es un maestro del slide y un apasionado de los efectos, combina rock, funk, folk y reggae y le da a su música un estilo único. Es una especie de esponja que absorbió un poco de Ben Harper, Jack Johnson, Dave Matthews, Robert Randolph, John Mayer y, por qué no, Bob Marley. Durante el show cambió de guitarra en casi todos los temas (tiene varios modelos de acústicas y eléctricas e incluso toca el banjo) y se despachó con temas de su nuevo disco y algunos de sus clásicos como Better than, Used to get high y Good excuse. La banda, que no es la misma que en sus discos anteriores, está integrada por Byron Luiters en bajo y el fenomenal Nicky Bomba en batería.

Para los bises tocaron Close to you, del último disco, y terminaron los tres percutiendo unos tambores como si fueran Stomp. Alucinante. La gente estaba enloquecida. Fue realmente emocionante. Gritaban y cantaban. Butler estaba visiblemente sorprendido por el afecto del público. Fue increíble, como dije antes, de principio a fin.

Salí feliz, amando al fucking revendedor. Caminé un par de metros y entré a un restaurant a comer algo y después fui a la zona de Temple Bar a tomar una Guiness. La noche estaba hecha. Diría que el viaje también.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

a veces los duentes tienen cara y pinta de gordos revendedores. en mi caso, son iguales a mis amigos italianos que juegan al futbol y me llevan a playas incontables con rayos solares demasiado agradables y calores espectrales. hay veces, mi querido friend, que lo diminuto es demasiado para nosotros.-
brindo con un montepulcciano y espero la anècdota en vivo y en directo en 15 dias.
abrazo desde numana, italia.

Maxi Diaz dijo...

Que bueno Dublin que buenes recuerdos

Grace Pousa dijo...

que genial Martín..!!!.bien vale un revendedor cada tanto..!!!

Baires Blues dijo...

Mertin, que bueno, te mando un abrazo de Blues.
MC

jorge dijo...

Martin desde Baires lloviendo como nunca, te mandamos un abrazo..
Que disfrutes tu viaje..
"El señor de al lado en BBK, y su hijo"