viernes, 21 de marzo de 2014

El guardián de la tradición


John Hammond Jr. debe tener una de las carreras más consistentes y coherentes de la escena musical contemporánea. Muy pocas veces se alejó de su senda y las veces que lo hizo fue con un objetivo claro y no defraudó. Timeless, su flamante disco, es una verdadera celebración: medio siglo tocando blues, desde aquellos tempranos años 60 en los que circulaba por el Greenwich Village neoyorquino y se codeaba con Bob Dylan y otros folkies de la época. El disco no pretende ser grandilocuente, sino más bien todo lo contrario: guitarra acústica, slide y armónica. El bluesman de cara a su público.

Timeless comienza con un tema de Tom Waits, No one can forgive me but my baby, a quien ya rindió un sentido homenaje con el extraordinario Wicked grin, de 2001. Antes de cada canción, el hijo del legendario productor y cazatalentos, John Hammond Sr., explica brevemente quién escribió el tema y algún que otro dato más. Luego sigue con una canción propia, Heartache blues, y pasa a un clásico de Jimmy Rogers, Going away baby. Su versión de Further on up the road tiene un comienzo extraído del estilo más personal de Robert Johnson.

El show fue grabado en Chan's, un reducto de Woonsocket, Rhode Island, el 4 de mayo del año pasado. El resto del repertorio es un repaso a sus máximas influencias. Hammond ejecuta con absoluta maestría Looking four trouble, de Eddie Taylor; Hard times, de Skip James; Drop down mama, de Sleepy John Estes; Tell me, de Howlin Wolf; y dos temas del gran Little Walter: Tell me mama y Last night.

Pero eso no es todo: a mitad del show Hammond, erigido por mérito propio en el guardián de la tradición, se toma una nueva licencia y vuelve sobre la figura de su amigo Tom Waits con Jockey full of bourbon y sobre el final apuesta a The sky is crying, de Elmore James, y No Money down, de Chuck Berry. Así, una vez más, Hammond –quien vino a la Argentina en dos oportunidades y ojalá vuelva una vez más- demuestra su compromiso absoluto y de por vida con las raíces más profundas del blues.

12 comentarios:

Victor Hamudis dijo...

que buen musico

Daniel Chusit dijo...

Tremendo!

Goyo Delta Blues dijo...

Es un escorpiano obsesivo

Goyo Delta Blues dijo...

Yo lo vi con albert collins en los 90 con ese national duolian

Nico Smoljan dijo...

en el 2005 lo vi con adrian jimenez en el ateneo.. se la banco solo todo el show,... tremendo!!!

Goyo Delta Blues dijo...

Alto musico john hammond. No le debe nada al padre. Aparentemente se fue cuando el tenia tres años y nunca le dio mucha bola

Nico Smoljan dijo...


me mata el disco con los nightcats acompañandolo

Tana Spinelli dijo...

wow!

Núñez Presedo dijo...

bienvenida!!!

Felix Altuna dijo...

lo vi en los 90s en el rex es quizas el unico blanco que nunca abandono el blues

AntonioR dijo...

Tiene discos espléndidos; muy vinculado con Tom Waits con el que ha tenido diversos intercambios...es un ejemplo de coherencia y un ejemplo a seguir por cualquier bluesman que se precie. Con tu permiso pongo un enlace en mi blog.

Oscar Castro dijo...

Gracias Martin!