jueves, 19 de enero de 2012

Compilando

El primer disco del año, al menos de los que se pueden rotular como blues o rock, viene en formato de compilado. No hits, no hype, just the best contiene doce canciones que sintetizan la carrera de uno de los guitarristas más extraordinarios de la última década: Joe Bonamassa. Aquellos que conocen su discografía no se van a sorprender con este disco, que cuenta con una selección de los ¿mejores? temas de sus trabajos editados. Pongo signos de pregunta porque creo que hay muchas más canciones excelentes que no están aquí, pero no se puede negar que las que están son muy buenas. Bueno, algo que siempre pasa, en mayor o menor medida, con este tipo de recopilaciones. Si bien No hits… no aporta nada nuevo a los fanáticos, es un buen disco para los que no conocen a Bonamassa o para aquellos que lo escucharon muy poco.

Todo empieza con un tema indiscutido. Blue and evil es uno de los estandartes de Black rock, discazo que Bonamassa editó en 2010. Luego sigue con otra canción reciente: Dust bowl, del disco homónimo, lanzado hace menos de un año. En tercer lugar aparece The ballad of John Henry, del álbum que lleva el mismo nombre y que vio la luz en 2009. El track cuatro, Sloe Gin, es una selección en vivo, de Live from nowhere in particular (2008), en el que Bonamassa no deja dudas que es un cantante formidable.

Más allá de que el título diga “No hits”, Miss you, hate you lo es. Producido por Tom Dowd en 2000, y editado en el álbum debut de Bonamassa, A new day yesterday, se trata de una balada blusera con un estribillo pegadizo y una guitarra incendiaria. En el track seis, Bonamassa vuelve al futuro con un tema Dust Bowl. Black lung heartache fue grabada en Grecia durante “el período negro de Joe”, comienza como un blues esquizofrénico con Bonamassa tocando la bağlama y deriva en un rock furioso, más emparentado con lo que suele tocar junto a su banda paralela, Black Country Communion. No es casualidad que el disco siga con un tema de ese grupo: The battle for Hadrin’s Wall, que parece rescatado de un álbum secreto de Led Zeppelin, fue lanzado en el primer trabajo de la banda, en 2010. Después aparece otro tema del súper grupo conformado por Glenn Hughes, Jason Bonham, Derek Sherinian y Joe, aunque de su segundo disco. Se trata del poderoso One last soul.

El tramo final de No hits... tiene a Bonamassa junto a Beth Hart, con quien a mediados del año pasado lanzaron Don’t explain. En Sinner’s player aparece la mejor faceta de Joe: solos enardecidos desde una Telecaster ’53, con Hart desnudando su alma en cada estrofa. En vivo, sin aditivos ni overdubs. Woke up dreamig integraba la lista de temas de su disco más blusero, Blues Deluxe (2003). Aquí Joe demuestra su destreza con la guitarra acústica. Para cerrar, dos canciones de You & me, de 2006: Palm trees, helicopters and gasoline y Asking around for you. En síntesis, un buen disco para acercarse a la música del power bluesman del nuevo milenio.