lunes, 16 de enero de 2017

Industria argentina

Raro esto del blues independiente. En un año que fue malísimo, porque creo que no hay discusión acerca de lo horrible que fue 2016 salvo que seas CEO, banquero o de la Sociedad Rural, se editaron decenas de discos de músicos del blues local aquí en Buenos Aires, en el interior y hasta en otros países. Muchos ya fueron reseñados en este blog y estos últimos son los que aparecieron sobre el final del año y no quería dejar afuera:

Leo Zanco - Life, love & shuffle. Para mí este fue el disco revelación del año. Leo Zanco es un guitarrista y cantante rosarino con mucho swing, un fino toque y una gran voz. Y a eso le suma una gran soltura para componer en inglés. Todas sus canciones son muy buenas, tienen mucho feeling y se amalgaman para darle una entidad a Life, love & shuffle, un disco que se disfruta mucho y además cuenta con un tema, B.B.'s blues, que tiene una de las más lindas melodías que andan sueltas por ahí. Lucas Russo en teclados, Emanuel Strada en bajo y Alex Compagnucci en batería son el motor que potencia las cualidades musicales de Zanco. Un puñado de invitados, entre ellos Bonzo Morelli, aportan sus pinceladas para terminar de darle color a un álbum exquisito.

Blind Boy Tinder Blues Band - Blind Boy Tinder Blues Band. José Luis Pardo y Omar Itcovici, dos de los mejores violeros argentinos de blues, devotos de la zurda mágica de Albert King, realizaron esta sesión, grabada de una y sin cortes, en la Escuela de Blues de Madrid. Entre ambos alternan voces y primera guitarra, y llegan, por momentos, a niveles incendiarios de interpretación, como pasa en Married woman o Gambler's blues. Los respaldan Machi Romanelli en teclados, Gonzalo Martino en batería y el español David Salvador en bajo. El armoniquista madrileño Quique Gómez acompaña en la declarativa Champagne and reefer. Las ocho canciones del álbum capturan la sinergia entre estos dos artistas que afrontan sus carreras musicales de manera tan distinta pero que arriba del escenario se fusionan con absoluta naturalidad.

Blues & Femme - Vivo en MJ Pub 2016. El 22 de abril del año pasado, una selección de diosas del blues local dieron un show impecable en Mr. Jones que Rogelio Rugilo grabó y acaba de editar en un álbum doble. El Blues & Femme comienza con Natalia Ciel y Sol Bassa, mano a mano con el público, interpretando John Henry. Tras ese inicio minimalista la banda se amplía con Ileana Castiglioni en batería y Sol Cabrera o Lorena Bravo alternando en bajo, más el aporte en guitarra de Lou Hernández y las ocasionales participaciones de Jorgelina Avigliano en saxo, Sandra Vázquez y Xime Monzón en armónicas, y Cristina Dall en teclados. De las cantantes, Oriana Anderson se vuelca más por el soul (Me and Mr. Jones y This is a man's world), Débora Tomé y Lou Hernández rinden homenaje a Etta James con At last, y Lorena Bravo entona Stormy monday. Pero hay más: Juliana Alesi canta Chains of fool y Micaela Gaudino Big Boss Man. El único tema en español, Hechizo, escrito por Sol Cabrera, reluce en la voz de Lorena Bravo. El disco no hace otra cosa que confirmar que blues no es solo cosa de hombres y que las mujeres argentinas avanzan con paso firme,

Highway Kings - 5 years on the route. El armoniquista y cantante Gustavo Lazo comenzó a elaborar este proyecto hace cinco años. Eligió un repertorio clásico, con fuerte anclaje en el sonido de la década de oro de Chicago. que interpreta de una manera personal sin caer en los típicos clichés del género. El disco ofrece sentidas versiones de temas de Junior Wells, Jimmy Reed, Muddy Waters, Willie Dixon y Little Walter. En Before you accuse me y Long distance call, Lazo toca solo, armónica y voz al mejor estilo Sonny Boy, y resultan ser las interpretaciones más novedosas. En otras canciones se recuesta sobre la guitarra acústica de Juan Ignacio Acedo y logra un clima más bucólico, pero el eje general pasa por una puesta en escena eléctrica proporcionada por músicos de la zona oeste con mucha experiencia como Charly Vita, Daniel Chusit y Matías Coco, entre otros. En síntesis, blues tradicional interpretado con pasión y respeto.

Blues de Garage - Volá. La banda oriunda de Cipoletti, provincia de Río Negro, encarna la tradición del blues argentino. Con la producción de Ricardo Tapia, Blues de Garage lorgó un álbum animado y con buenas canciones como Volá y Se quema el Diablo, que Mario Vidal canta con mucho ímpetu. Si bien en su sonido se percibe las influencias de La Mississippi y Pappo, principalmente, la banda acuñó una identidad muy definida. No son una copia y tampoco ofrecen algo trillado, por el contrario, revitalizan el sonido del blues en español. Tapia se suma con su cigar box guitar y canta en Blues para Pau, con el vuelo raso de Santiago Sabatini en armónica, para darle un poco más de jerarquía a la obra. La banda es un fiel reflejo de como el blues argentino de pura cepa hizo escuela por todo el interior y no para de crecer.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buenos tus informes musicales. En mi opinion van a ser mucho mejores cuando dejes de lado las bajadas de linea politicas. Saludos. Fernando

Leo Zanco dijo...

Infinitas gracias Martin por tus palabras!!!!!

Blues&Femme dijo...

Gracias Martin Sassone por recomendar nuestro disco!

Rogelio Pablo Rugilo dijo...

Gracias Martín

marcos lenn dijo...

Desde mi lugar, felicito a todos los músicos y cantantes que nombrás, y a vos Martin, como siempre te digo, por mantener el oido abierto.