lunes, 1 de diciembre de 2014

Obra cumbre


Imaginemos el contexto histórico. Año 1969, las moda musical viene imponiendo desde hace un par de años pura psicodelia. Los músicos de blues que durante la década del 50 escribieron una de las mejores páginas del género no encuentran la veta comercial. Chess Records obliga a Muddy Waters y Howlin’ Wolf a lanzar discos con el sonido del momento, que los dos popes de Chicago graban a regañadientes. El productor Bob Thiele lanza el sello Flying Dutchman/BluesTime y contrata a tres músicos de primer nivel: Big Joe Turner, T-Bone Walker y Otis Spann. Para darle un impulso mayor a su compañía decide grabar a los tres juntos respaldados por una banda de notables músicos. El resultado fue Super Black Blues, un álbum de apenas cuatro temas que tuvo cierta repercusión en su momento pero que después fue escondido por el paso del tiempo. Ahora, a 45 años de su grabación, esta obra cumbre regresa en formato digital.

Thiele no era ningún improvisado. Al frente de Impulse Records dejó que John Coltrane tocará sin límites y además grabó más de 100 discos con la crema de la crema del jazz: Charles Mingus, Oliver Nelson, Archie Shepp, Earl Hines, Johnny Hodges, Coleman Hawkins, Quincy Jones y Count Basie, entre otros. A comienzos de los 60, Thiele creó otra subsidiaria de ABC, BluesWay, con la que trabajó con músicos de blues como B.B. King, Eddie “Cleanhead” Vinson, Turner y T-Bone.

Tal vez inspirado en la célebre Blues Jam de Chicago, de la que participaron músicos locales como Willie Dixon, Buddy Guy y Spann junto a los miembros de Fleetwood Mac, Thiele buscó darle a este álbum la misma impronta. El resultado fue una exquisita zapada en la que Turner, Spann y T-Bone combinan sus voces, dejan sus egos de lado y vuelcan todo sus blues en casi 45 minutos de música.

La banda que los respalda es una verdadera selección: George “Harmonica” Smith, un armoniquista muy versátil que tenía una técnica muy novedosa con la cromática; Ernie Watts, saxofonista que tocó junto a Cannonball Adderley, Stanley Clarke y Charlie Haden, entre tantos otros maestros del jazz; Paul Humphrey, baterista que participó en sesiones de Wes Montgomery, Mingus, Lee Konitz, y Gene Ammons; el bajista Ron Brown y el guitarrista Arthur Wright.

Super black blues tiene un nombre que entusiasma a los puristas, pero es un regalo para todos los amantes del blues. Un disco para escuchar relajado y revivir a estos tres grandes maestros de la historia.

2 comentarios:

Yo Matías dijo...

grass, ya tengo música para comenzar la semana

Guillermo Blues dijo...

Que discazo, la ultima vez que vi el CD fue en la galería de Av de Mayo que vendían usados. (hace como 10 años) A pesar de que lo tenía casi me lo compro de vuelta, muchas fotitos y notas adentro.